Las agencias Moody’s y Fitch advierten que México mantendrá sin cambio su nota a menos que se debilite la consistencia y credibilidad del marco de políticas macroeconómicas o se socaven las reformas estructurales y su ejecución.

Por separado, establecieron que una tendencia al alza en la deuda o el deterioro de la economía podrían desalentar la inversión extranjera y las expectativas de crecimiento.

En conferencia de prensa, el analista soberano de Moody’s, Jaime Reusche, sostuvo que la agencia mantendrá la nota soberana de México en “A3 / perspectiva Estable”, al menos de aquí a que Andrés Manuel López Obrador (AMLO) asuma el cargo y defina claramente el rumbo de sus políticas públicas.

Advirtió que el foco de atención estará en la definición y claridad de la política económica, la conformación del gabinete, el liderazgo en Petróleos Mexicanos (Pemex) y “otras empresas del estado” y conforme precise el gobierno entrante qué harán con la política de precios de las gasolinas.

Desde Nueva York, el analista admitió que el amplio control que tendrá AMLO en el nuevo Congreso también es un factor de incertidumbre para inversionistas y desde el punto de vista de la calificación.

Admitió que por ahora no están seguros de cómo transcurrirá la transición del poder en los próximos meses y semanas, y menos sobre el programa económico que impulsará el virtual presidente electo.

“Hablan mucho de responsabilidad fiscal, pero al mismo tiempo de gastos. Son difíciles de digerir sus anuncios, porque no se ve un plan en las propuestas, ni cómo se va a definir el tema fiscal y manejo macro y político país en los próximos meses”, observó.

Aparte, en un comentario desarrollado por Shelly Shetty, analista soberana de Fitch, destacaron que el resultado electoral podría indicar que habrá cambios en las políticas fiscal, económica y energética. No obstante, admite que aún es incierta la profundidad de los cambios propuestos.

Presupuesto 2020, el de AMLO

Un par de horas antes de la conferencia, Moody’s emitió análisis especial, donde aseveraron que la próxima administración gozará de un favorable punto de partida macroeconómico.

“Como es tan fuerte el avance en la búsqueda de finanzas públicas más estables, el nuevo gobierno contará con un amplio margen de maniobra para avanzar sus políticas sin afectar la calificación”.

Pero reconoce que les causa “gran curiosidad” el desarrollo del Presupuesto Ejecutivo Federal para el año 2020 que ya será responsabilidad absoluta de la nueva administración.

“El presupuesto a ejercer en el 2019 tendrá todavía continuidad con respecto del que está en ejecución. Pero el del 2020 será prácticamente el primero que desarrollará y propondrá la nueva administración”.

TLCAN, bajo la mira

En ambas agencias, el rumbo que tomará la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte bajo la administración de López Obrador es punto de mira.

Concuerdan en que el proceso de negociación será heredado al presidente electo y para ambos, el escenario base es de un cierre favorable.

Moody’s prevé que se cerrará hasta el año 2019, pronóstico que ha mantenido desde que iniciaron las conversaciones.

En Fitch, admiten que prevalece el riesgo de que el tratado sea abrogado o que tenga cambios sustanciales que afectarán al comercio e inversión.

Reusche dice que es muy pronto para tener un contacto con la que será la nueva administración del país.