La agencia Moody's recortó el panorama para la nota crediticia a largo plazo de Reino Unido a "negativo" desde "estable", pero mantuvo su previsión "estable" para la Unión Europea tras la votación británica para abandonar el bloque.

Moody's aseguró que el "Brexit" traerá un período de incertidumbre para Reino Unido, con implicancias negativas para el panorama de crecimiento a mediano plazo del país.

La agencia también mantuvo el viernes la calificación crediticia de la Unión Europea en "AAA" y del Reino Unido en "Aa1".