Pese a que la economía de Estados Unidos muestra signos de desaceleración, su contraparte mexicana registra una demanda externa más fuerte, vulnerabilidades bajas, mayores exportaciones petroleras y una inflación controlada, lo que vuelven a México un atractivo destino de inversión, consideró HSBC México.

Sergio Martín, economista del banco, comentó: Como resultado de esto, ajustamos nuestros pronósticos del PIB trimestral de México para este año, el cual registrará un segundo trimestre más moderado, pero mantenemos nuestro pronóstico anual de 4.1 por ciento .

El especialista consideró que si bien México no es completamente inmune al ambiente de desaceleración en el que está entrando la economía de Estados Unidos, el país goza de una buena posición macroeconómica, debido a los beneficios fiscales por los precios más altos del petróleo y una inflación controlada.

Para Arturo Vieyra, analista de Banamex, la contención de los precios de las gasolinas por debajo de su referencia internacional, la debilidad de la demanda interna y la fortaleza del tipo de cambio son los factores que apoyan un buen desempeño de la inflación en este año.

Todo esto refuerza nuestra perspectiva de una política monetaria moderada a la alza por el Banco de México hasta enero del 2012 , aseguro el especialista.

Por otro lado, HSBC México espera que el peso mexicano se fortalezca ante el dólar estadounidense para cerrar el año en 11.30 pesos por dólar, a comparación de 11.80 pesos por dólar, estimado previamente.

Lo anterior, lo explica el banco por una expectativa de que el flujo de capitales que entra al país se mantendrá en el mediano plazo, ya que el mercado mexicano no presenta ninguna restricción a la entrada o a la salida.

Por otra parte, el Área de Análisis de BBVA consideró que la economía mexicana sigue mostrando amplio margen en el sector externo debido a que la demanda interna aún no tiene la suficiente fuerza para que las importaciones se aceleren lo suficiente para incrementar el déficit comercial.

Si bien al retirarse paulatinamente la liquidez global los flujos de inversión en cartera seguramente se revertirán parcialmente y depreciaran la moneda, esto no debería suponer un problema para el país y en todo caso puede implicar un apuntalamiento del sector exportador en un momento en el que la recuperación de la demanda interna llevará un mayor avance , aseguró el grupo español en un análisis.

Finalmente, HSBC México consideró que ni los próximos procesos electorales ni los niveles de inseguridad que tiene México son factores de desestabilización de la economía en el corto plazo.

El ruido electoral de la carrera presidencial del 2012 ha estado presente por un tiempo; sin embargo, anticipamos menor conflicto y controversia en este ciclo de elección en comparación con el 2006, mientras que en el caso de la inseguridad, hasta ahora no hemos visto un impacto notable en los mercados financieros , declaró Sergio Martín.

[email protected]