Washington, EU. La economía mexicana podría sufrir una desaceleración mayor, si el precio del petróleo termina por debajo de 50 dólares, lo que motivaría un nuevo recorte al gasto, anticipó el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alejandro Werner.

Su advertencia, descrita en un blog divulgado el día de la conferencia donde su equipo dio un diagnóstico de la economía regional, fue matizada por su director adjunto, Robert Rennhack.

Las medidas anunciadas para ayudar a Pemex apoyarán a contrarrestar estos riesgos , comentó.

En conferencia, Rennhack comentó que la reestructuración profunda a la que se comprometió la petrolera mexicana será positiva para el mercado y fortalecerá las condiciones del gobierno para enfrentar las eventualidades externas.

Rennhack, quien además es responsable en el Departamento del FMI de dar seguimiento y analizar la situación de México, destacó que ha caído la dependencia de las finanzas públicas respecto del petróleo.

Este aspecto también fue tocado por Werner en su blog, donde detalla que este efecto limitado en las finanzas públicas ya está compensado este año con la debida cobertura petrolera.

Tras reiterar su previsión de que la economía mexicana crecerá 2.4% este año, en vez de 2.6% estimado por el FMI en enero, Rennhack insistió en que las reformas estructurales avanzan en la dirección correcta.

Destacó que se tienen en contra la incertidumbre de la economía mundial e hizo un llamado a darle tiempo a las reformas en telecomunicaciones y energética; asimismo, advierte que la experiencia internacional muestra que los cambios tardan en arrojar resultados positivos. Pero sí se logran.

En la conferencia, Werner explicó que en el ámbito regional, muchos países en América Latina y el Caribe enfrentan una realidad más dura que la de hace unos pocos años .

Las perspectivas de crecimiento son más débiles tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, dijo. Y es probable que el reequilibrio de la actividad económica de China mantenga los precios de las materias primas más bajos por más tiempo . Y como el vínculo comercial de Sudamérica con China es bastante amplio, matizó, es altamente probable que el efecto en la economía sea de mayor debilidad.

Ahí mismo, Werner explicó que las recesiones que están viviendo este año economías como Venezuela, Brasil, Argentina y Ecuador tienen que ver más con sus condiciones internas que con los choques externos.