El Banco de México (Banxico)ofrecerá una subasta de financiamiento por 400 millones de dólares el próximo 18 de agosto, por instrucción de la Comisión de Cambios.

La operación tendrá un plazo de vencimiento de 84 días y tiene por objetivo renovar las operaciones celebradas en mayo pasado y ofrecer liquidez en dólares al mercado.

Esta subasta tendrá cargo a la línea swap abierta a fines de marzo de 2020 entre el Banco de México y la Reserva Federal de Estados Unidos, lo que significa que no tiene ningún impacto en los activos de reserva de Banco de México ni representa un costo para el país; esto porque la línea swap es un mecanismo de apoyo entre bancos centrales que implica un canje de divisas uno a uno, sin costo.

El anuncio de la Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México precisó que hasta ahora, el banco central ha realizado 12 subastas desde marzo de 2020 a la fecha, con un monto vigente de financiamiento de 250 millones de dólares.

 

Esta decisión es la primera en la que participa la Secretaría de Hacienda a cargo de Rogelio Ramírez de la O como titular de la dependencia.

En el comunicado, la Comisión de Cambios subrayó que “el anclaje del valor de la moneda nacional continuará procurándose principalmente mediante la preservación de fundamentos económicos sólidos”.

Y advirtió que “la Comisión de Cambios continuará evaluando las condiciones de operación del mercado cambiario y en caso de ser necesario adoptará acciones adicionales”.

Acuerdo entre bancos centrales

La Comisión de Cambios ha convocado a 12 subastas referenciadas en la Línea Swap con la Fed, desde el 30 de marzo.

En ocho previas, ejecutadas en 2020, se asignaron 12,365 millones de dólares de 23,500 ofrecidos.

Este año apenas se han realizado cuatro, en marzo y mayo, donde ofrecieron 2,300 millones de dólares.

El objetivo de estas líneas swap entre bancos centrales es garantizar que todos los participantes del mercado (empresas, bancos y gobierno) puedan contar con los dólares o euros o yenes suficientes y necesarios en el momento que sea, para enfrentar sus obligaciones.Si la demanda fue inferior a la oferta, claramente indica que no hay fuertes problemas de liquidez en dólares, subrayó el banco central.

La relevancia del mecanismo de la línea swap con la Fed, fue ilustrada en un documento de trabajo del Banco Central Europeo en septiembre del año pasado, donde consignaron que la línea swap abierta con la Fed “ha sido clave para evitar un problema de liquidez (...) pues ayuda a reducir la brecha de liquidez en la que pueden caer los inversionistas institucionales al tener que enfrentar grandes desembolsos”.

En diciembre del año pasado anunciaron una segunda extensión de la vigencia de la línea swap de intercambio entre Banco de México y la Fed hasta el 30 de septiembre

ymorales@eleconomista.com.mx

rrg