México está dispuesto a incrementar su participación en los mercados globales, pero nunca más a costa de salarios bajos ni trabajos mal pagados, advirtió la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín.

“El año pasado se impulsó un aumento al salario mínimo de 16% a tasa nominal y 13% real; para este año, se completó un nuevo incremento de 20% en términos nominales y 17% en términos reales. México está comprometico con participar en el comercio con el mundo, pero no más a costa de salarios bajos, sino de empleos mejor pagados. Ofreceremos más productividad para incrementar nuestra participacion en los mercados globales”, sentenció.

Al abrir la participación mexicana en el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) en el primer día del Foro de Davos, evidenció que la estabilidad macroeconómica no es suficiente para el desarrollo de los ciudadanos, si no se ofrecen, al mismo tiempo, programas de alivio a la pobreza y reducción de la desigualdad.

Admitió que en el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se registró una tasa de crecimiento “cercana a cero”; sin embargo, enfatizó que gracias al tratado comercial de América del Norte, que avanza en su ratificación legal entre los congresos de Estados Unidos y Canadá, las perspectivas para este año y el resto de la administración son mucho mejores.

En la sesión dedicada a conocer las perspectivas para América Latina, la funcionaria destacó que entre las grandes ventajas que ofrece México a los inversionistas globales y domésticos está el hecho de que “no hay descontento social. La alta popularidad del presidente de México nos envía la señal de que tampoco tendremos manifestaciones por descontento social en lo que resta de su administración”.

Estabilidad, clave para crecimiento

La moderadora del panel fue la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, quien preguntó a la secretaria de Economía, qué está respondiendo a los industriales que en el Foro de Davos le preguntan qué pasará con la inversión y las nuevas reglas en México.

Márquez Colín respondió que los grandes industriales extranjeros y locales están viendo ahora un mercado mexicano que está fortaleciendo su nexo con el exterior, a partir de una sólida economía doméstica que tendrá la fuerza para crear empleos bien pagados.

“Los inversionistas nos preguntan cómo enfrentará México los retos en esta tercera década del siglo. Y respondemos que algo claro es que estamos comprometidos con mantener estabilidad macroeconómica que entendemos es clave para impulsar el crecimiento”.

Detalló que México cuenta ahora mismo con finanzas públicas sólidas; un superávit fiscal primario sólido en el primer año de gobierno y una inflación debajo del objetivo del Banco de México en 2.83 por ciento.

Afirmó que “la deuda pública no debe ser un problema en un futuro cercano, pues en esta administración han comenzado a llevarla para atrás, han conseguido reducir su costo y gestionado operaciones de refinanciamiento”.

Este dicho es relevante, si se toma en cuenta que su participación en el panel, fue la tercera, tras escuchar el panorama de Argentina y Brasil. En su oportunidad, el enviado especial del gobierno de Argentina, Guillermo Nielsen, explicó que las dos grandes prioridades de su gobierno son reestructurar la deuda pública y bajar la inflación. Y mencionó que, para pagar la deuda, la economía necesita tiempo para que le permitan generar crecimiento económico. Enfatizó que en esta tarea la disposición de su principal acreedor, el Fondo Monetario Internacional (FMI), será determinante.

T-MEC, buena noticia

Durante la moderación que realizó la secretaria ejecutiva de la Cepal, comentó que la ratificación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá por parte del Congreso estadounidense es una buena noticia para las perspectivas económicas.

Aseveró que México se encuentra en “una cuarta transformación” que ha iniciado por aumentar el salario mínimo en 36% desde que asumió la presidencia López Obrador, pues dijo “México tiene el salario mínimo más bajo del mundo. No sólo de la región, sino del mundo”.

Reconoció que hay incertidumbre fuera del país acerca de los cambios que ha impulsado el gobierno mexicano, pero matizó que el foro es un lugar oportuno para aclarar las dudas.

Ahí mismo, en la sesión, el secretario general de la OCDE, el también mexicano José Ángel Gurría, comentó que la región deber lograr un ritmo de crecimiento más dinámico para reducir la pobreza.

Indicó que una alternativa para impulsar el desarrollo es preparar a los ciudadanos jóvenes, desde la escuela y en el trabajo, para fortalecer sus habilidades, pues rinde más otorgarles las herramientas y el conocimiento para que puedan integrarse a una vida laboral productiva, que otorgarles solamente apoyos económicos.

El funcionario concluyó afirmando que el descontento social que ha estallado en varias latitudes del mundo, incluidos países de América Latina, era de esperarse ante las escasas oportunidades que han tenido para integrarse a la oferta de empleos mejor remunerados.

Gurría hizo un llamado urgente a asumir este reto en la región, ante la irrupción de la digitalización en la vida diaria.

Informe de Credit Suisse

Cuestionan alargar la vida laboral para mejorar viabilidad financiera

Prolongar la vida laboral de los trabajadores para prevenir la pobreza en la vejez no es suficiente para asegurar un sistema de pensiones funcional y financieramente viable, advirtió un informe de Credit Suisse Research, lanzado en el Foro Económico Mundial de Davos.

En su tradicional informe anual explicaron que las bajas tasas de fertilidad y el aumento de las expectativas de vida están imponiendo importantes retos para los sistemas de pensiones del mundo.

En el informe anual del Research Institute, titulado “Repensar el retiro”, destacaron que las reformas impulsadas en economías en desarrollo están moviéndose para prolongar la vida laboral, ante pensiones deficientes y subsidios bajos.

En el documento ofrecen cuatro alternativas para generar sistemas de pensiones más sostenibles que, “de preferencia”, tendrían que aplicarse combinadas.

La primera es estimular a los trabajadores a incrementar sus ahorros en la vida laboral para la jubilación; luego, sugieren impulsar un impuesto cuya recaudación se destine al aumento de fondos públicos para subsidiar el retiro; elevar la edad de jubilación, y convencer a las personas de recibir pensiones más bajas que garanticen la sostenibildiad de largo plazo del sistema. Una combinación de las citadas medidas puede ayudar a conseguir que los trabajadores en retiro continúen disfrutando el nivel de vida al que están acostumbrados.

En el documento detallan que los empleados contratados por temporada, bajo términos flexibles o por outsourcing, representan otro reto para una eventual reforma de pensiones.

[email protected]