México puede ser económicamente más fuerte haciendo una mayor sinergia con China, afirmó Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

“Sabemos que con China, México puede ser más fuerte. Y con México, China puede ser un país más fuerte”, dijo la funcionaria en el Seminario de Promoción de Inversión México-China (Guangdong), organizado por el Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

De la Mora destacó que México tiene ventajas competitivas que ofrecer a China, una economía con estabilidad macroeconómica y sólidos fundamentos macroeconómicos.

Para China y México, dijo, el comercio exterior son motores de desarrollo y crecimiento económico, para la generación de empleo, la creación de bienestar y la promoción de innovación.

La funcionaria dijo que ambos países coinciden plenamente en la necesidad de contar con un sistema de comercio internacional basado en reglas, que permita resolver las diferencias dentro del marco jurídico, pero sobre todo que ayude a avanzar en lo que se refiere a la creación de oportunidades para las economías.

China y México compartimos en la Organización Mundial del Comercio agendas comunes como países en desarrollo, que utilizamos el comercio como un motor importante del crecimiento”, comentó De la Mora.

Para México, el comercio exterior de México representa el 75% del Producto Interno Bruto. China es para México su segundo socio comercial.

De la Mora indicó que México importa de China material, equipos, componentes e insumos para poder complementar su participación en la fábrica global.

Asimismo, China aporta insumos que México incluye en su cadena de proveeduría, la cual es parte de una planta manufacturera más grande.

“Sólo así es como México se ha podido convertir en la décima potencia exportadora a nivel mundial”, dijo.

México es hoy el décimo exportador, representando el 2.4% del total de las exportaciones, y es el décimo actor en el comercio internacional, considerando a México como a la Unión Europea, como un solo actor.

Sin embargo, acotó que en el área de la inversión aún los dos países tienen grandes áreas de oportunidad para desarrollar.

La inversión de China en México no llega apenas al 1% de la inversión total que el país ha recibido entre 1999 y el 2018, superando un poco más de 1,000 millones de dólares.