México logró incrementar en 2.3 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) sus ingresos tributarios entre el 2014 y el 2015, para ubicarlos en 17.4 por ciento. Con ello, se ubicó como el segundo país de América Latina y el Caribe que logró el mayor avance en la recaudación tributaria en el 2015, apenas debajo de Bahamas, que la aumentó en 2.6% del PIB en el mismo lapso, consigna un reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Estos porcentajes incluyen contribuciones de seguridad social pagada al gobierno general. Los expertos de los organismos identifican a las reformas fiscales y el contexto económico de México y Bahamas, como los determinantes para este incremento de la recaudación.

No obstante al avance, la tasa de recaudación tributaria de México se mantiene debajo de la media latinoamericana, que fue de 22.8% en el 2015 y sigue lejos del promedio de países OCDE, que pese a su lenta actividad económica, registraron ingresos tributarios equivalentes a 34.4% del PIB en el mismo año.

Al interior del reporte anual Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe, en el que por primera vez se incluye a Cuba y Belice, se observa que son los impuestos a los ingresos y utilidades los que ofrecieron la mayor recaudación para el caso mexicano, correspondiente a 6.2% del PIB.

La segunda mayor fuente de ingresos tributarios para el fisco mexicano, es la que corresponde a impuestos a bienes y servicios, equivalente a 6.2% del PIB.

Esta tendencia de México contrasta con la media de los países latinoamericanos que consiguieron un alza de la recaudación por la vía de impuestos al consumo.

IVA, la oportunidad perdida

De acuerdo con el análisis comparativo, 28% de los ingresos recaudados en las economías de América Latina y el Caribe se recabó vía Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Los ingresos por este impuesto van de una proporción de 12.4% en Bahamas a 55% que representan para Venezuela. Pero como México no aplica el IVA sobre alimentos, medicinas, ni numerosos productos, la Cepal estima que esto le genera pérdidas entre 1.1 y 2.5% del PIB.

En el reporte, se adjudica a la OCDE una conclusión en la que el bajo nivel de cumplimiento también dificulta la mayor recaudación de este impuesto.

Existen varios elementos que explican la baja recaudación del IVA de México. Por ejemplo el alcance de las exenciones al IVA, la aplicación de una tasa cero a un gran número de bienes y servicios, una tasa reducida de 11% en zonas fronterizas y también un bajo nivel de cumplimiento , refiere.

Depreciación jugó en contra

De acuerdo con el diagnóstico de los organismos, en el 2015 se desplomaron los ingresos fiscales provenientes de los recursos naturales. Específicamente los generados por los hidrocarburos, como el gas y petróleo.

A nivel general, los ingresos fiscales provenientes de la explotación y comercialización del hidrocarburo se desplomaron en el 2015, cayendo 31.5% en términos de dólares corrientes.

Destacaron los casos de México, Colombia, Brasil y Argentina, cuyas pérdidas por estos ingresos se exacerbaron como resultado de la depreciación de sus monedas.

En el reporte se evidencia que fue el efecto de la caída del precio del petróleo crudo el principal factor detrás de la evolución de los ingresos provenientes de hidrocarburos. Pero también se admite que fueron afectados por la variación de la producción.

Según cifras del reporte, la producción del petróleo crudo cayó en la región en 0.3% en el 2015. Pero hay importantes diferencias entre países. Entre los grandes productores, Brasil y Colombia lograron aumentar en 8.1 y 1.5%, respectivamente. Sin embargo, México sufrió reducciones de 6.7% en su producción y Venezuela también registró una caída de 1.1 por ciento.

ymorales@eleconomista.com.mx