Méxi co se ubica como el tercer país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con la carga fiscal al salario más baja, con una tasa de 20.1% en el 2016.

En su informe Impuestos al salario 2017 se muestra que los impuestos sobre los ingresos laborales para el trabajador promedio en la OCDE continuaron a la baja por tercer año consecutivo durante el 2016, a 36% de los costos laborales.

Dicho reporte mide el nivel del Impuesto Sobre la Renta de las personas físicas y las cuotas a la seguridad social en cada país de la OCDE al calcular la cuña fiscal, que son los impuestos totales sobre los ingresos laborales pagados por trabajadores y empleadores, menos las prestaciones familiares recibidas, como un porcentaje de los costos laborales del empleador, la cual se calcula para un conjunto de distintos tipos de familias y con diferentes niveles de ingresos, abundó el organismo.

La OCDE reportó que la carga fiscal sobre los ingresos del trabajador promedio disminuyó 36% en el 2016, lo que significa 0.07 puntos porcentuales menos con respecto al 2015.

La disminución del año pasado sigue una tendencia plurianual, que revierte en parte los incrementos de la carga fiscal reportados en los años posteriores a la crisis económica mundial.

La disminución en la carga fiscal promedio observada desde el 2013 se explica en parte por las reformas efectuadas en algunos países para reducir los impuestos sobre los ingresos laborales. Aunque la carga fiscal promedio de la OCDE disminuyó ligeramente en el 2016 en comparación con el 2015, aumentó un poco en 20 países miembros, mientras disminuía en otros 14. La mayoría de los cambios fueron impulsados por las modificaciones al Impuesto Sobre la Renta de las personas físicas, anotó el organismo.