En diciembre se registró la primera salida neta de dinero extranjero en 18 meses desde mercados emergentes ante la caída de los precios del petróleo, el aumento de la aversión al riesgo y un alza esperada de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, dijo el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

Las salidas sumaron 11,500 millones de dólares, con una reducción de 7,800 millones de dólares en inversiones en bonos y un retiro de 3,700 millones de dólares del mercado de acciones, informó la entidad en su informe mensual.

Se trató de la mayor salida de capital de los mercados emergentes desde junio del 2013, cuando los mercados fueron sorprendidos por comentarios de la Fed que indicaban la posibilidad de reducir el suministro de dinero barato que los inversionistas habían colocado en activos de mayor rendimiento.

La confianza de los inversionistas hacia los mercados emergentes parece haber tomado un giro significativo para mal en las últimas semanas , comentó Robin Koepke, economista del Instituto de Finanzas Internacionales. La debilidad en flujos probablemente refleje un aumento general de la aversión al riesgo en el contexto de la crisis cambiaria rusa y el notable declive de los precios del petróleo , agregó.

La Europa emergente fue la más golpeada, seguida por África, Oriente Medio y Latinoamérica. Sólo Asia registró pequeñas entradas generales, con compras extranjeras de bonos indios que contrarrestaron salidas en el mercado de acciones.

Una mayoría de economistas consultados en un sondeo pronostica que la Fed elevará las tasas de interés desde cerca de cero en el segundo trimestre del próximo año, lo que a su vez hará más costoso para los países emergentes recaudar fondos en deuda denominada en dólares.

En octubre, el IIF estimó que los flujos totales de capital privado a mercados emergentes probablemente alcanzarían 1.16 billones de dólares en el 2014 y 1.15 billones de dólares el próximo año.