El crecimiento global está mejorando lentamente debido a que la recuperación económica en Estados Unidos ha ganado fuerza y a un retroceso en los peligros procedentes de Europa, pero los riesgos siguen siendo elevados y los avances son muy frágiles, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional.

Un nuevo rebrote de la crisis de deuda soberana en la zona euro o una brusca escalada de los precios del petróleo en medio de la incertidumbre geopolítica podrían fácilmente socavar la confianza y poner fin a una senda de mejoría del crecimiento de la economía mundial, dijo el FMI.

Con el paso de la crisis y algunas buenas noticias sobre la economía de Estados Unidos, ha vuelto un poco de optimismo. Se debe seguir siendo cauto", dijo Oliver Blanchard, economista jefe del FMI, en el último Panorama Económico Mundial.

"Incluso en ausencia de otra crisis europea, las economías más avanzadas todavía se enfrentan a frenos más importantes para

el crecimiento. Y el riesgo de otra crisis aún está muy presente y bien podría afectar tanto a las economías avanzadas como a las emergentes", agregó.

La economía global podría crecer este año un 3.5% y un 4.1% en el 2013, ligeramente por encima del 3.3% y 3.9% que el FMI había pronosticado respectivamente en enero. En ese tiempo, había una extendida preocupación respecto a que Grecia e Italia podrían dejar de pagar, y que España enfrentaba una crisis presupuestaria.

Desde entonces, Grecia ha reestructurado su deuda, Italia y España están adoptando duras medidas fiscales y los líderes de la zona euro acordaron ampliar su fondo de rescate, provocando un alivio de las tensiones en los mercados financieros.

Estados Unidos, por su parte, está ganando impulso gradualmente, mientras que China y otras economías emergentes parecen estar en vías de una paulatina desaceleración, dijo.

Pero las ganancias son precarias. Si la crisis de la zona euro estalla una vez más, podría quitarle un 2% al crecimiento mundial durante dos años, y un 3.5% a la zona euro, advirtió el FMI.

Además, un aumento del 50% en el precio del petróleo bajaría un 1.25% la producción mundial, dijo el FMI.

Para asegurar la recuperación global, el FMI instó a los bancos centrales de Estados Unidos, de la zona euro y de Japón a estar dispuestos a aplicar mayores estímulos monetarios, y dijo que los gobiernos deben actuar con cautela sobre el ritmo de los recortes presupuestarios siempre que sea factible.

El organismo también llamó a Europa a considerar el uso de fondos públicos para recapitalizar a los bancos.

ZONA EURO TAMBALEA, EU MEJORA

Si bien los líderes europeos han hecho "importantes avances" en la construcción de cortafuegos contra el contagio financiero, la región se enfrenta a un precario equilibrio entre reducir la deuda pública y restablecer la competitividad sin asfixiar excesivamente el crecimiento, advirtió el organismo.

Los bancos europeos también se están desendeudando, lo que reducirá sus balances en 2.6 billones de dólares en los próximos dos años y disminuirá aproximadamente un 1% del crecimiento solo este año.

"Las malas noticias en el frente macroeconómico o político aún conllevan el riesgo de provocar el tipo de dinámica que vimos en el pasado otoño (boreal)", dijo el FMI.

Estados Unidos, por su parte, está "tirando hacia arriba con sus propios esfuerzos" como una mejora de las condiciones internas, dijo el FMI, aunque el ritmo de crecimiento sigue estando limitado por un consumidor endeudado, un alto desempleo y un débil mercado inmobiliario.

El FMI elevó su pronóstico de crecimiento para Estados Unidos al 2,1% este año, un aumento desde el 1.8% de enero. Para el 2013, subió a un 2.4 desde un 2.2 por ciento. Asimismo, ven que el desempleo este año se mantendrá en el nivel actual del 8.2% y caería a un 7.9% en el 2013.

A pesar de la mejora, el destino de Estados Unidos sigue profundamente entrelazado con el de la zona euro, donde nuevos problemas podrían arrebatarle un 1.5% de crecimiento.

El FMI es optimista sobre las perspectivas de China, dejando sus previsiones de crecimiento sin cambios en un 8.2% para este año y un 8.8% para el 2013. La sólida inversión nacional y el creciente consumo en la medida que se expande la clase media están apoyando el crecimiento, lo que compensa la desaceleración de las exportaciones.

El organismo vislumbra en las economías emergentes y en desarrollo un crecimiento del 5.7% para este año y de un 6% en el 2013, cifras revisadas al alza respecto al 5.4% y el 5.9% respectivos de enero.

Su desafío es evitar el sobrecalentamiento, conservando espacio para estímulos fiscales y monetarios por los riesgos de contagio de la crisis del euro o del alto precio del crudo, dijo el FMI.

RDS