El subgobernador del Banco de México, Javier Guzmán, consideró que el cambio en la perspectiva crediticia del país, de Estable a Negativa, es sólo una luz amarilla, y se debe actuar en consecuencia.

Durante su participación en el Foro Estrategia Banorte 2016, comentó que, con este anuncio, no hay ninguna certeza de que se vaya a cambiar la calificación a México.

Se debe leer desde el punto de vista positivo. Lo que las autoridades tienen que hacer es tomar en cuenta esas sugerencias y actuar en consecuencia , dijo.

Guzmán mencionó que llama la atención que la decisión de la calificadora se haga un día después de que el gobierno haya hecho un anuncio en materia de déficit y a unos días de que se presente la política fiscal.

El compromiso de la autoridad federal ha sido tener fundamentales económicos sanos. Si en algunos sectores empiezan a surgir dudas de si van a ser lo suficientemente sanos, hay que demostrar que hay toda la intención de mantenerlos de esa manera , puntualizó.

Pondrán lupa

Por su parte, Carlos Hank, presidente de Grupo Financiero Banorte, expresó que el cambio en la perspectiva significa que la agencia pondrá a México en observación por los próximos 24 meses, con cierta duda de que el país pueda tener el nivel de ingresos de recaudación y de deuda adecuados.

Más que una mala noticia, es la antesala para que no llegue a serlo, deja muy claro cuáles son las acciones que tiene que hacer el gobierno federal , abundó.

Dijo que está muy claro que el gobierno tiene que cuidar dos cosas muy importantes: los niveles de recaudación y de endeudamiento.

Sector bancario, sin impacto

Por su parte, Luis Robles Miaja, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), dijo que el cambio en el rango de crecimiento económico del país que hizo la Secretaría de Hacienda, para ubicarlo entre 2.0 y 2.6%, no impactará en el sector bancario.

La actividad bancaria no tendrá efecto alguno; realmente el crecimiento de la cartera ha sido muy favorable, pues hemos crecido cinco veces más que el Producto Interno Bruto (PIB) , expuso después de asistir a la inauguración de la primera Convención Nacional de Afores.

Refirió que en el segundo trimestre del año la economía mexicana presentó una desaceleración debido a los bajos precios del petróleo y a la disminución en la producción.

También comentó que el bajo crecimiento del segundo trimestre se debió a una caída en las exportaciones, las cuales se vieron influidas por la baja actividad industrial de Estados Unidos. Hemos visto crecimiento en todos los sectores, por lo que no se prevé una disminución del crédito en el país , acotó.

Agregó que se espera que se reactive la actividad industrial en Estados Unidos en este segundo semestre. Sí quisiéramos que creciera más la economía, pero, dado el entorno externo, 2.5% sería muy satisfactorio .

Al respecto, Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, destacó que el sistema financiero se encuentra sólido y sano, a pesar del bajo crecimiento de la economía en este primer semestre.

En la medida en que crezca la economía, el crédito lo hará también; éste, a junio de este año, creció por encima de 15% de forma sana. En varios sectores de la cartera se ha reducido, inclusive, la cartera vencida , acotó.