Los corporativos más grandes de América Latina transitarán el 2015 y el 2016 con menos presiones para encontrar liquidez, pues reacomodaron sus calendarios de pagos, aprovechando la oferta de liquidez, afirma Moody’s Investor Service.

En un comentario especial, la calificadora explica que las empresas de alto rendimiento regional tienen 4,300 millones de dólares en pasivos, con vencimientos hasta fines del 2016, esto representa 35% de las emisiones totales del sector en el 2014.

Y este calendario les permite armar una estrategia apropiada y con tiempo, para enfrentar sus obligaciones incluso en el entorno menos favorable por el alza de las tasas de Estados Unidos, relatan los analistas de Moody’s.

En el extremo, los corporativos expuestos por la proximidad de los vencimientos en este año, que estará caracterizado por un endurecimiento de las condiciones del mercado, son 12; cuatro de ellos mexicanos.

Los corporativos que tienen su matriz en México, con estas características de vencimiento en el 2015, son Grupo Posadas; Corpovael; Vinte Viviendas Integrales y Elementia. Esta última, que se dedica a las manufacturas, es la que tiene mayores vencimientos para el 22 de octubre de este año, por 204 millones de dólares, recuerda Moody’s.

En una nota especial para América Latina, explican que las emisiones en la región cayeron en el 2014 por debajo de la media de tres años, lo que refleja un cambio por parte de los inversionistas hacia el mercado de bonos de menor riesgo anticipándose al alza de las tasas de interés de Estados Unidos.

Petróleo con impacto mixto

Los bajos precios del petróleo tendrán efectos en todos los sectores corporativos, anticipa la agencia, pero pueden ser mixtos dependiendo el segmento de operación de las mismas.

De hecho, fijan perspectiva negativa para la industria del petróleo y gas de la región, lo que refleja las expectativas de una operación más baja con menos beneficios y un aumento en el apalancamiento de las empresas relacionadas con esta industria. Petrobras es una de las más afectadas y mencionadas en la nota.

En cambio, la caída en los precios del crudo motivará importantes beneficios para industrias aéreas, de transporte marítimo, proteínas, alimentos envasados y al menudeo.

En tanto, las relacionadas con la exploración y producción del petróleo y los sectores de servicios petroleros serán las más afectadas.

[email protected]