La liquidación del Banco Popular habría supuesto pérdidas para los depósitos de más de 100,000 euros y el costo para accionistas y acreedores habría sido dos veces superior al que produjo la resolución, según el informe, adelantó Expansión.

Liquidar el banco el mediante la legislación mercantil española habría supuesto un costo para todos los acreedores de la entidad que, en el mejor de los casos, se habría elevado a algo más de 23,000 millones de euros, y que en el peor, habría superado los 34,000 millones de euros, según fuentes conocedoras del informe elaborado por Deloitte Bélgica para la Junta Única de Resolución (JUR) y que fue entregado hace varias semanas.

En todos los supuestos contemplados en el informe el impacto sobre los acreedores habría resultado dos veces superior al que efectivamente tuvieron que hacer frente cuando la JUR decidió resolver Popular mediante la venta del negocio a un tercero.

Este informe es el tercero de Deloitte sobre Popular y es preceptivo en una resolución mediante la venta del negocio para establecer si el costo de la resolución para accionistas y el resto de acreedores de la entidad resuelta habría sido inferior si en lugar de resolverlo se hubiera liquidado.