La tasa de inflación anual de la zona euro en marzo fue de 1.4%, 1 décima por debajo del mes anterior, según el dato preliminar publicado por la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat.

En marzo, los precios de la energía subieron 5.3%, frente a 3.6% de febrero, mientras que los alimentos frescos se encarecieron 1.2% desde 2.9% de febrero y los servicios subieron 1.1%, frente al repunte de 1.4% del mes anterior.

De este modo, al excluir el impacto del alza de la energía, la tasa de inflación anual de la zona euro sería de 1%, 3 décimas inferior a la lectura del mes anterior.

Sin tener en cuenta la energía y los alimentos frescos los precios subieron 1%, frente al repunte de 1.2% de febrero. Al dejar fuera del cálculo la energía, alimentos frescos, alcohol y tabaco, la tasa de inflación se situó en 0.8%, 2 décimas por debajo del repunte observado en febrero.

A principios de marzo, el Banco Central Europeo (BCE) revisó a la baja sus pronósticos de crecimiento e inflación para la zona euro, rebajándolos respectivamente 1.1% y a 1.2% en el 2019, 6 décimas menos de lo que espera en diciembre en el caso del crecimiento del PIB y 4 décimas menos en el caso de los precios.

Además, Eurostat ha dado a conocer los datos de desempleo. El paro en la eurozona descendió en 77,000 personas durante febrero con respecto a enero, mientras que en el conjunto de la UE la caída fue de 102,000 individuos, según informó hoy la oficina de estadística comunitaria.

Pese a la baja, la tasa de desempleo permaneció estable en el segundo mes del 2019 frente al primero, tanto en los 19 países que comparten la moneda única (7.8%) como en los 28 (6.5 por ciento).

En el caso de los países de la moneda única, el porcentaje es el menor desde octubre del 2008 y en lo referente a la UE, el dato es el más bajo desde el inicio de la serie mensual en enero del 2000.

Si se realiza la comparación anual, la tasa de desempleo era de 8.5 % en la eurozona en febrero del 2018 y de 7.1% en todo el club comunitario.

España fue el segundo país de la UE con el mayor porcentaje de desempleados (13.9%) en febrero, sólo por detrás de Grecia, si bien el indicador cayó 2 décimas porcentuales con respecto a enero (14.1%), también anotó el tercer mayor retroceso anual de los 28 frente a febrero del año pasado (16.2 por ciento).

Las menores tasas de desempleo se detectaron en República Checa (1.9%), Alemania (3.1%) y Holanda (3.4%), en tanto que las más elevadas se dieron en Grecia (18% en diciembre del 2018), España (13.9%) e Italia (10.7 por ciento).

Comparado con febrero del año pasado, el desempleo cayó en todos los estados miembros excepto en Dinamarca y Austria, donde permaneció estable.