La recuperación económica mundial continúa pero con una brecha cada vez mayor entre las economías avanzadas y los mercados emergentes y en desarrollo”.

Gita Gopinath, consejera económica del FMI.

Al actualizar sus expectativas de crecimiento económico mundial, en el ejercicio de medio año, el Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo sin cambio su pronóstico para el PIB global en 6% para este año y en 4.9% para el 2022, pero matizó que hay “una divergencia creciente en las brechas de recuperación”.

Al presentar las expectativas actualizadas, la consejera económica del FMI, Gita Gopinath explicó que las economías avanzadas registrarán una mayor velocidad de recuperación sobre las emergentes y en desarrollo, resultado del acceso más rápido a las vacunas.

En conferencia de prensa remota, indicó que la perspectiva de crecimiento para las economías avanzadas este año, mejoró en medio punto porcentual, con lo que se ubicó en 5.6 por ciento.

Destacó que el desigual acceso a las vacunas que se presenta entre países ha motivado que entre las economías desarrolladas 40% de la población cuente ya con la inoculación, mientras que en los mercados emergentes sólo 11% de la población ha recibido ya esta protección.

En la información detallada para las economías avanzadas, la expectativa del FMI para el bloque de la  zona euro es de un crecimiento de 4.6% para este año, que es inferior de 4.4% estimado hace tres meses.

Los motores de la recuperación en esta región estarán en España, que registrará un avance de 6.2%, que sin embargo, es inferior a 6.4% previsto en abril, y en Francia para quien ven un desempeño estimado de 5.8%, sin cambio desde el pronóstico previo.

Para el Reino Unido, anticipan un avance de 7% este año, superior a 5.3% previsto anteriormente.

Emergentes arriba

Ante el lento avance que presenta el ritmo de vacunación en las economías emergentes y en desarrollo, el FMI estima que éstas en conjunto alcanzarán una expansión de 6.3%  cifra inferior a 6.7% que proyectaron en sus estimados de abril.

Al hacer un acercamiento al desempeño de los llamados BRIC, acrónimo de Brasil, Rusia, India y China, las economías emergentes más próximas a subir al estatus de las avanzadas, se puede ver que India registrará el mayor dinamismo con un repunte del PIB de 9.5% que es inferior en 3 puntos porcentuales al pronóstico de abril.

La segunda economía del mundo, China, tendrá un avance de 8.1% en el PIB también inferior a 8.4% estimado en abril.

Para Rusia, anticipan un desempeño de 4.4%, tasa que está seis décimas arriba de la previsión de hace tres meses.

Mientras que para Brasil, el gigante latinoamericano, prevén la recuperación menos dinámica del grupo, al calcularla en 5.3% que, sin embargo, supera 3.7% previsto en abril y favorece a la mejora en la perspectiva para toda la región de América Latina.

Virus e inflación, riesgos

La consejera económica del FMI, Gita Gopinath, advirtió que mientras el virus circule por todo el mundo, ningún país tendrá la recuperación económica asegurada.

“La recuperación económica mundial continúa pero con una brecha cada vez mayor entre las economías avanzadas y los mercados emergentes y en desarrollo”, desempeño que evidencia el avance de la vacunación y de la variante Delta.

Para ilustrar el impacto del virus en la economía, Gopinath tomó los casos de Japón e India, que sufrieron recortes en sus expectativas respecto de los estimados de abril, resultado del aumento en los contagios.

Sobre la inflación, consignó que los bancos centrales tendrán que ser muy cuidadosos, pues si bien la inflación ha sido impulsada por la demanda acumulada, también responde a los cuellos de botella que se formaron en las cadenas de suministro.

Para las economías emergentes, el desafío es de mayor alcance pues incluye aumento en los precios de alimentos y depreciaciones de las divisas, lo que mantendrá precios altos incluso en el 2022.

ymorales@eleconomista.com.mx