El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por su sigla e inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos recortó su tasa de interés en 25 puntos base, para dejarla en un rango entre 1.50 y 1.75 por ciento.

La decisión fue tomada por mayoría, donde sólo dos participantes, de los 10 que integran al FOMC, estuvieron en contra: Esther L. George, presidenta de la Fed de Kansas y Eric S. Rosengren, presidente de la reserva de Boston.

Éste fue el tercer recorte en el rédito tras los aplicados en julio y septiembre,después de una década en pausa. En el comunicado, los banqueros centrales del FOMC explicaron que la desición responde a la persistente incertidumbre para el crecimiento económico y las condiciones del mercado laboral.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, precisó en conferencia de prensa que la tensión comercial es un riesgo latente que ha mermado la confianza de los inversionistas.

“Si tuviéramos una reducción en la tensión comercial se impulsaría el sentimiento de confianza del inversionista y sin duda apuntalaría la actividad económica. No sería un impulso inmediato, pero sí sería positivo”, argumentó.

El banquero central detalló que, ante la desaceleración global, sería deseable generar una señal de certidumbre, lo que sin duda otorgaría la disipación de la tensión comercial.

En un comunicado, los miembros del FOMC consignaron que el gasto de los hogares, las inversiones y exportaciones siguen arrojando cifras positivas que, sin embargo, se están desacelerando.

Señales de pausa

Desde Wall Street, el economista en jefe para México de BNP Paribas, Joel Virgen, explicó que las señales del comunicado del FOMC evidencian una pausa en los recortes de tasas.

Se anticipa una pausa porque el FOMC explicó que seguirán de cerca diversos indicadores de la economía para tomar una decisión, como el comportamiento del gasto del consumidor y la inflación.

Recordó que los recortes de las tasas han mantenido un carácter preventivo, en respuesta a un deterioro del balance de riesgos, ligados a factores como el proteccionismo y la desaceleración global.

Estrategas de Capital Economics indican que al eliminarse la referencia de que “actuarán según sea apropiado” para apoyar la expansión económica, y sustituirla por “mantener en observación el impacto de los eventos externos en la actividad económica”, están indicando que la señal de futuros recortes se ha debilitado.