Hay serias dudas entre los economistas de que Irlanda logre levantar la cabeza y evitar un segundo rescate, después del que recibió hace 18 meses. Su déficit público del 2011 es el más alto de Europa, incluso si se descuenta la parte que corresponde al salvamento bancario.

Y eso, cuando se habla de una comparativa en el viejo continente, significa que está por encima de Grecia, según los datos de Eurostat.

Desde luego, supera a España y a Italia, a pesar de que este último haya cerrado el primer trimestre con un déficit superior a 8%, cuando se había comprometido con Europa a dejarlo este año en 1.7 por ciento.

También en deuda pública cojea bastante. No tanto como Italia, pero la república celta va por ese mismo camino y ronda 110% de deuda sobre PIB. España, por ejemplo, está en 70 por ciento.

Pero los inversionistas no se están fijando en eso. Es cierto que el mercado secundario de deuda está seco en los tres países y sus registros no son tan representativos como fueron en el pasado, pero sigue siendo un indicador. Y lo que dice es que Irlanda es, en estos momentos, una inversión más segura que España o Italia.

Así lo refleja la prima de riesgo. Hace ya días que la española supera con mucho a la irlandesa. De hecho, Irlanda se animó la semana pasada a volver a emitir deuda en el mercado. ¿Por qué no iba a hacerlo si España puede y el diferencial nacional con el todopoderoso bono alemán a 10 años es mayor?

Al cierre de la semana, por primera vez, la prima de riesgo celta se situó momentáneamente por debajo de la italiana. Son pocas décimas, pero ahí está la señal, 464.8 puntos frente a 465.9. El momento se produjo justo cuando el bono a 10 años italiano volvió a cotizar por encima del temido 6 por ciento.

Irlanda, con su deuda a nueve años, también está en esa cota, pero algo más abajo. España se ha distanciado hasta el punto de que su referencia a 10 años ahora es de 7% y su prima de riesgo, cercana a los 560 puntos.

Se puede cuestionar que la deuda irlandesa se toma a nueve años y la del resto, a 12 meses más y que ello le da ventaja a Dublín.

Pero para eso está el bono a cinco años, para todos idéntico y en el que Irlanda tiene una prima de riesgo 40 puntos inferior a la italiana y de 120 puntos más reducida que la nacional. A dos años, sin embargo, Italia todavía gana a Irlanda, aunque cada vez por menos.

Y todo eso para un país que hace un año tenía su diferencial en más de 1,200 puntos y que fue rescatado hace año y medio porque se hundió al intentar salvar a sus bancos.

Pero Irlanda es el único país de Europa al que parece sentarle bien la austeridad, aunque algunos alertan que es un espejismo, una mejora sólo a corto plazo.

En alianza informativa con CincoDías.com