En el primer trimestre de 2021, los ingresos presupuestarios del gobierno lograron recuperarse pese a la caída que presentó la recaudación de impuestos, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

"Las finanzas públicas permanecieron sanas y balanceadas, con resultados mejores a los esperados, derivado del aumento de la eficiencia recaudatoria y en línea con la reactivación de la economía. Esto último es particularmente importante, ya que la solidez de las finanzas abona a la estabilidad macroeconómica presente y futura", dijo la dependencia.

De enero a marzo de 2021, los ingresos presupuestarios fueron por 1 billón 564,070 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 2.8% en comparación anual.

Tan sólo en el mes de marzo, los ingresos del gobierno fueron por 636,423 millones de pesos, lo que representó un incremento de 14.2% en su comparación anual.

La recuperación en el trimestre se observó en los ingresos petroleros, los cuales dejaron de enero a marzo recursos por 204,550 millones de pesos, 45.6% más que el año pasado.

Hacienda explicó que esto refleja la recuperación de los precios del petróleo, además de considerar en el monto el beneficio fiscal que se le otorgó a Pemex en febrero por 32,062 millones de pesos.

Sin embargo, los ingresos tributarios mantuvieron debilidad en los primeros tres meses del año. De enero a marzo dejaron al erario 1.02 billones de pesos, lo que representó una disminución de 2.0% anual, pero fueron mayores a los aprobados en el periodo.

"Los ingresos tributarios fueron mayores en 28,273 millones de pesos respecto a lo programado, aunque menores en 2.0% real anual, como resultado de la reactivación económica y de los cambios al marco tributario para maximizar la recaudación sin crear nuevos impuestos ni aumentar los existentes", señaló la dependencia.

kg