En la primera mitad de marzo, la inflación que enfrentaron los consumidores registró un repunte que la ubicó en su mayor nivel desde mayo del 2019, y la dejo fuera del rango objetivo del Banco de México (Banxico).

De acuerdo con el reporte del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró una variación quincenal de 0.53% y una tasa anual de 4.12 por ciento.

Este es el mayor nivel que se registra desde la segunda quincena de mayo del 2019 cuando la inflación se ubicó en 4.13 por ciento. Además, es la primera vez en cuatro meses y medio que la inflación está fuera del rango objetivo de Banxico, de 3% +/-1 punto porcentual.

El resultado quedó por arriba de las expectativas del mercado que esperaba una inflación de 3.92% ante el incremento de los precios de los energéticos.

“Para la segunda quincena de marzo, se espera que se empiecen a reflejar algunas distorsiones ocasionadas por el inicio del confinamiento en el país el año pasado, aunque el mayor impacto se prevé para abril, cuando la inflación podría superar el nivel de 5.00 por ciento. Asimismo, en abril también se esperan alzas en precios de las categorías relacionadas con el turismo, por la reactivación de la demanda en Semana Santa”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

Presión en energéticos

El avance en la inflación se esperaba por la presión que ocasiona el alza en los precios de los energéticos —que se encuentran en la inflación no subyacente que se ubicó en 4.19% anual—, principalmente por los aumentos que presentó el precio internacional del petróleo en el periodo. Esto ha tenido efectos en los precios de la gasolina y el gas LP para los consumidores finales.

De esta manera, el rubro de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno presentó una inflación anual de 7.30% en la quincena. Esto se explicó por un aumento de 9.45% de los energéticos y de 2.27% de las tarifas.

En el caso de los productos agropecuarios, el aumento que se presentó fue de apenas 0.07% ante una disminución de 10.39% en los precios de las frutas y verduras que equilibró el incremento de 9.68% que registraron los pecuarios.

“De manera desagregada, la inflación subyacente sigue resintiendo presiones de los precios de las mercancías, aunque en quincenas recientes los servicios se han sumado a esta dinámica”, explicó Marcos Daniel Arias, analista económico de Monex.

Al interior de la inflación subyacente, que elimina de su cálculo los bienes y servicios con precios más volátiles y que se ubicó en 4.09% anual, las mercancías registraron un incremento de 5.81% anual mientras que los servicios 2.22 por ciento.

Menor margen para Banxico

El aumento de la inflación, así como el pronóstico de más avances, limitarían el margen para que la institución liderada por Alejandro Díaz de León recorte su tasa de interés.

“Esperamos que Banxico recorte la tasa de referencia una última ocasión en este ciclo el jueves, en 25 puntos base a 3.75 por ciento. No obstante, la decisión se ha vuelto aún más complicada después de este dato, lo cual, en conjunto con otros factores adversos, podría implicar cambios en la visión de más largo plazo del banco central”, indicaron estrategas de Banorte.

Cambian cada semana

Estímulos fiscales a gasolina han ayudado a disminuir la inflación: SHCP

Los estímulos fiscales que se aplican al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a las gasolinas han ayudado a disminuir tanto el precio del combustible como la inflación, declaró Karina Ramírez, titular de la Unidad de Ingresos no Tributarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La funcionaria argumentó que el estímulo que otorga la Secretaría de Hacienda, que se establece de manera semanal, funciona como un amortiguador, es decir, cuando los precios internacionales aumentan, el estímulo se activa y la cuota que se debe pagar de IEPS se reduce.

“El estímulo ha contribuido a que los precios de las gasolinas disminuyan, en términos reales, lo cual ha hecho que la inflación anual haya disminuido de 4.72% al inicio de la administración a 3.76% en febrero del 2021”, explicó.

El año pasado, con la pandemia del Covid-19, el precio internacional del petróleo empezó a bajar e, incluso, llegó a terreno negativo, por lo cual Hacienda quitó el estímulo fiscal a las gasolinas.

En febrero pasado, el precio de esta mezcla empezó a mostrar incrementos significantes, por lo que la dependencia decidió reactivar el estímulo fiscal para evitar incrementos sustanciales que pudieran afectar los bolsillos del consumidor final.

De acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), esta semana la gasolina magna tendrá un estímulo fiscal de 49.62%, mientras que la premium de 19.02% y el diésel de 21.56 por ciento. Una semana antes, estos estímulos fueron por 51.62, 21.30 y 26.97% respectivamente.

De esta manera, los consumidores pagarán de IEPS 2.5766 pesos por litro de gasolina magna, mientras que para la premium será una cuota de 3.4978 pesos por litro, y en el caso del diésel se pagará 4.4094 pesos por litro. Sin el estímulo, el impuesto a pagar por litro sería de 5.11 pesos; 4.32 pesos y 5.62 pesos respectivamente.

ana.martinez@eleconomista.mx