El índice de precios al consumidor de Argentina se aceleró en diciembre, cuando registró 3.8%, lo que llevó a cerrar 2021 en 50.9%, una de las tasas más elevadas del mundo, informó este jueves el estatal Instituto de Estadísticas.

La inflación de Argentina en 2020, año de parálisis de la economía debido a la pandemia del Covid-19, había sido de 36.1 por ciento.

Para 2022, el gobierno proyectó un índice inflacionario de 33% en el presupuesto nacional que resultó rechazado por el parlamento, donde la oposición criticó que las cifras no eran realistas. Según una encuesta del Banco Central, la inflación de este año será de 55 por ciento.

Argentina se encuentra en plenas negociaciones con el Fondo Monetario Internacional para lograr un acuerdo de facilidades extendidas en reemplazo del stand-by por 44,000 millones de dólares, suscrito en 2018.

Sin embargo, el gobierno del peronista de centro-izquierda Alberto Fernández no ha podido avanzar en un nuevo acuerdo por discrepancias sobre la disciplina fiscal, según declaró el propio mandatario.

"Para nosotros, la palabra ajuste está desterrada de la discusión, para nosotros hay que crecer. Hemos logrado que el déficit primario sea menor no por menos inversión sino producto del crecimiento", dijo Fernández la semana pasada.