Durante los primeros quince días de noviembre del 2019 la tasa de inflación interanual se colocó en 3.10%, ligando cinco meses y medio dentro del objetivo determinado por el Banco de México (3% +/- un punto porcentual).

En su comparación inmediata, de la segunda quincena de octubre a la primera de noviembre, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) incrementó 0.68%, de acuerdo con las cifras reportadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La estabilidad de precios en México se explica principalmente por el dinamismo del componente no subyacente del INPC, que tiene mayor peso en la ponderación inflacionaria y cuyos genéricos presentan mayor volatilidad de precios.

El componente no subyacente, que engloba a los agropecuarios, los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno, registró una tasa de inflación interanual de 1.45% en la primera mitad de noviembre. Este nivel de inflación es significativamente más bajo en comparación con el de los años previos, de 7.46% en 2018 y 11.98% en 2017.

Por su parte, el componente subyacente del INPC se mantiene estable. En este rubro se incluyen todos los alimentos y bebidas procesadas, mercancías de uso diario y servicios; la tasa de inflación de este componente fue de 3.63% en su análisis interanual.

Comparación inmediata

En el análisis inmediato del nivel de precios nacional algunos agropecuarios y servicios presionaron al alza el INPC.

Durante la primera quincena de noviembre el precio de la luz encabezó la lista de aumentos, en comparación con quincena previa elevó su precio promedio en 23.33%, especialmente por el término de las tarifas especiales en 11 ciudades del país por temporada de calor (Mexicali, Ciudad Juárez, Culiacán, Chihuahua, Hermosillo, Matamoros, Colima, La Paz, Huatabampo, Jiménez y Esperanza). Con este resultado la electricidad se colocó como el producto con mayor incidencia al alza del INPC.

Los agropecuarios que se encarecieron durante este periodo fueron los nopales (19.84%), el tomate (15.23%), el jitomate (13.34%), el huevo (4.70%) y el pollo (0.54 por ciento).

Otros productos que aumentaron su precio de manera importante fueron los servicios profesionales y los vuelos, en comparación quincenal se encarecieron 12.62 y 11.71% respectivamente.

En contraparte, dieron aire al INPC dos de los agropecuarios más importantes en la ponderación inflacionaria. El aguacate y el limón bajaron 6.81 y 6.38% sus precios. La naranja, el brandy y la cerveza también se abarataron 4.02, 3.43 y 0.23% respectivamente.

Otros genéricos de alto impacto en el nivel de precios nacional son las gasolinas, la tipo Premium (de alto octanaje) redujo 0.36% su precio en una quincena, mientras que la tipo Magna (de bajo octanaje) lo redujo 0.04 por ciento.

Los televisores y los automóviles también se abarataron, de la segunda mitad de octubre a la primera de noviembre el costo medio para los consumidores cayó 0.78 y 0.23% respectivamente.