La inflación de Gran Bretaña seguirá disminuyendo durante este año, ayudando a aliviar la presión sobre los ingresos de las familias, dijo el economista jefe del Banco de Inglaterra, Spencer Dale, según publicó el miércoles la prensa local.

La inflación minorista se moderó a un 3.6% en enero y el Banco de Inglaterra (BoE por su sigla en inglés) ya pronosticó que para fin de año caerá por debajo de su meta del 2% para luego permanecer cerca de ese nivel por el futuro cercano.

"Espero que para fines de la primavera (europea), inicios del verano de este año, estemos en un 3% y, ojalá, siga bajando el resto del año hacia nuestra meta inflacionaria de 2% , dijo Dale.

Dale dijo que había una cantidad de factores empujando hacia abajo a la economía.

"Particularmente clave es la alta tasa de inflación que agobia a los ingresos familiares. Y el hecho de que los bancos no hayan dado préstamos a las empresas contiene a las compañías. Esos son los factores clave que veo aplastando el crecimiento. Pero si la inflación cae, esa presión bajará", dijo.

El comité de política monetaria del BoE votó por inyectar 50,000 millones de libras (79,000 millones de dólares) de estímulo a la economía en febrero, pero la mayoría de los economistas calculan que no expandirá su programa de alivio cuantitativo cuando la actual ronda de compra de activos termine en mayo.