India elevó el arancel a las importaciones de oro al 6%, desde un 4%, dijo el lunes un alto funcionario del ministerio de Finanzas, al tiempo que el mayor comprador mundial del metal busca reducir sus adquisiciones y controlar el creciente déficit de la cuenta corriente.

El fuerte interés de India por el oro, considerado por muchos como una cobertura contra la elevada inflación, ha contribuido a un alza en su déficit de cuenta corriente a máximos históricos del 5.4% del Producto Interno Bruto en el trimestre de julio a septiembre.

El déficit ha aumentado la necesidad de India de recibir flujos de capital extranjeros y trajo a la memoria la crisis de balance de pagos de 1991, cuando el banco central envió 47 toneladas de oro a Europa como garantía para recibir un préstamo y evitar un incumplimiento de deuda soberana.

"Es difícil establecer el impacto (del arancel) en el déficit de cuenta corriente y el monto que descenderá, pero habrá cierta moderación en la demanda de oro", dijo a la prensa Arvind Mayaram, secretaria de asuntos económicos.

Hasta el momento, la demanda ha declinado modestamente tras un alza del 13% en los precios domésticos del oro el año pasado y algunas subidas impositivas.

India compite con China como el mayor consumidor mundial de oro y el nivel de sus importaciones puede tener un significativo impacto en los precios globales.

Funcionarios del sector proyectaron un moderado descenso en las importaciones por el aumento de los aranceles.

"Los ingresos del Gobierno subirán, pero las importaciones no disminuirán", dijo Mohit Kamboj, presidente de la Asociación de Oro de Mumbai.

Tras el anuncio, el oro en el mercado Multi Commodity Exchange de India subió hasta un 0.9%, a 30,847 rupias (570 dólares) por cada 10 gramos, antes de cotizar en 30,754 rupias.

Las importaciones de India cayeron el 8%, a 185 toneladas en el trimestre que terminó en septiembre, cuando operadores acaparan el metal para la temporada de festivales y bodas, respecto a igual trimestre del año pasado.

RDS