Los ingresos adicionales que se están recibiendo por la venta de petróleo a precios por arriba de lo estimado deberían utilizarse para constituir reservas que permitan enfrentar necesidades extraordinarias y no para gasto corriente, consideró el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En conferencia de prensa, el presidente del Instituto, Enrique Flores, recomendó fijarse en los modelos de fondos de estabilización de Noruega y Chile.

También ajustó a la alza sus estimaciones para el PIB de 4.1 a 4.3% y de empleo de 600,000 a 620,000 para este año, pese a que reconoció que el problema de la inseguridad afecta el clima de negocios, convirtiéndose en un obstáculo para el crecimiento y la inversión.

Flores consideró que es importante conservar la disciplina fiscal que se ha mantenido de tal manera que no se exceda el déficit presupuestado para este año de entre 1.5 y 2% del PIB.

Para ello, manifestó que es importante que los excedentes petroleros se acumulen para poder tener herramientas para cuando sea necesario usarlos, sobre todo en situaciones difíciles.

Lo anterior, comentó, tomando en cuenta que existen riesgos para la economía como la situación geopolítica en el Medio Oriente y África del Norte, su impacto en el precio del petróleo, cuyo aumento podría frenar el crecimiento mundial, el de Estados Unidos y, por consiguiente, el de México.

En Japón, agregó, los problemas por los que está pasando y su impacto sobre industrias sensitivas como la automotriz. De igual manera, mencionó el déficit fiscal en Estados Unidos que ha hecho que las calificadoras asignen una perspectiva negativa sin que los poderes Ejecutivo y Legislativo se pongan de acuerdo en cómo reducirlo. En ese sentido, Ernesto O’Farrill, miembro del IMEF, opinó que si bien lo que hizo Standard and Poor’s fue una amenaza para llamar la atención del Congreso, otras calificadoras pueden pronunciarse en ese mismo sentido como sucedió en el Reino Unido.

Empleo y productividad

Sobre el tema del empleo, consideró que si bien es una buena noticia la generación de nuevos puestos de trabajo, muchos son de poca calidad, para lo cual se requiere una reforma laboral.

El salario sí está creciendo, el problema es el ritmo al que lo está haciendo y las condiciones económicas son las que lo están limitando , explicó. Para el presidente del IMEF, Enrique Flores, esto tiene mucho que ver la limitada capacidad de las empresas para pagar con base en productividad que ayude a elevar el poder adquisitivo de los trabajadores.

[email protected]