Las transacciones bancarias y algunas operaciones de mercado se vieron afectadas en India, después de que cerca de un millón de empleados bancarios iniciaron una huelga de dos días el miércoles para protestar contra unas reformas que darían a los inversores un mayor peso en el controlado sector.

La huelga involucra principalmente al personal de los bancos estatales, que representan alrededor del 70% de los empleados del sector, y subraya la oposición de los funcionarios bancarios a unas reformas favorables a los inversores financieros, que han estado pendientes durante años.

La propiedad extranjera de los bancos del sector público tiene en India un tope del 20%, y algunos bancos globales han pedido un alza en este límite con el propósito de ampliar su presencia en la tercera mayor economía de Asia, adquiriendo bancos regionales más pequeños.

En lo que es visto por analistas como un paso positivo hacia las reformas, el Parlamento podría aprobar el jueves unas enmiendas a las leyes bancarias, que incluyen el aumento del límite al derecho a voto de los accionistas en los bancos públicos y privados.

"Todo esfuerzo por aumentar el papel del sector privado en el sector de la banca es un gran temor para los sindicatos", dijo D.H. Pai Panandiker, director del centro de estudios RPG Foundation, con sede en Nueva Delhi.

"Los cambios en las leyes bancarias podrían mejorar la salud de los bancos de manera considerable (...) Los sindicatos temen que si el Gobierno continúa con las reformas, sus posiciones se debilitarán y esto dará lugar a una pérdida de empleos", agregó.

India ha luchado por reformar y liberalizar a sectores clave como la banca, el comercio minorista y los seguros, debido en parte a una oposición política y a los temores de que exista una explotación de los intereses nacionales por parte de inversores extranjeros.

La huelga se presenta como un nuevo golpe a una economía que enfrenta su peor recesión en casi una década.

Si el Parlamento aprueba los cambios el jueves, el límite al derecho a voto de los accionistas de los bancos del sector privado se elevará a un 26% desde el 10% actual, y al 10% para los bancos estatales desde sólo un 1 por ciento.

La medida daría a los inversores extranjeros así como a las instituciones financieras y a los gestores de fondos del país más injerencia sobre el funcionamiento de los bancos y ayudaría a mejorar las operaciones y la transparencia, dijeron analistas.

" Desde el punto de vista del mercado, es bueno porque los FIIs tendrán mucho más que decir", dijo Jagannadham Thunuguntla, jefe de la correduría SMC Capital, con sede en Nueva Delhi, en referencia a los inversores institucionales extranjeros (FIIs).

RDS