En medio de la pandemia del Covid-19, los hogares más ricos de México tuvieron 16 veces más ingresos que los hogares más pobres, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Julio Santaella, presidente del Inegi, detalló en videoconferencia de prensa que la brecha es menor a la que se presentó en la última ENIGH del 2018, cuando el Decil X ganó 18 veces más que el primer Decil.

“Lo que observamos en esta ENIGH 2020 es una compresión de la distribución del ingreso. Por un lado, el primer decil presenta un incremento mientras que los nueve deciles restantes hay una disminución en su ingreso corriente. Esto se ve reflejado, por ejemplo, en que la razón entre el ingreso del Decil I y el Decil X pasó de 18 a 16 veces”, explicó Julio Santaella.

Destacó que, el año pasado, la pandemia del Covid-19 provocó grandes afectaciones en los diversos indicadores económicos que reporta el Inegi, como lo son los de ocupación y empleo y el Producto Interno Bruto (PIB), este último con una contracción de 8.5% anual el año pasado. Estos factores, añadió, tienen impacto en los ingresos y gastos de los hogares mexicanos.

En promedio, el ingreso corriente trimestral de los hogares fue de 50,309 pesos, lo que representó una caída de 5.8% respecto a la última ENIGH del 2018. La principal fuente de ingreso de los hogares, el trabajo, dejó un ingreso de 32,106 pesos, 10.7% menos que hace dos años y lo que explicó la caída de los recursos captados.

Por deciles, se observó que 90% de los hogares en México vieron una reducción de sus ingresos. Sólo el Decil I, donde se encuentran las personas de menores recursos, tuvo un incremento de 1.3% respecto a la ENIGH 2018. En promedio, estas familias tuvieron ingresos de 9,938 pesos trimestrales, lo que se traduce a 3,312 pesos al mes.

En contraste, el Decil X fue el que presentó una mayor caída en sus ingresos. De acuerdo con la ENIGH 2020, los hogares de este decil presentaron en promedio un ingreso trimestral de 163,282 pesos, 9.2% menos que hace dos años. En promedio, estos hogares tuvieron ingresos mensuales de 54,427 pesos.

Otros de los datos arrojados por la ENIGH 2020 fueron los contrastes que existen en los ingresos que percibieron las comunidades urbanas y las rurales el año pasado.

En las localidades urbanas, el ingreso promedio trimestral fue de 54,957 pesos, lo que representó una caída de 8.0% respecto a la ENIGH del 2018. En contraste, en las localidades rurales, que representan 21.6% de los hogares en México, se registró un ingreso trimestral de 33,405 pesos, 3.6% más que hace dos años.

Transferencias, insuficientes

La mayor fuente de ingresos de los mexicanos es el trabajo. A través de este, obtuvieron 32,106 pesos trimestrales el año pasado; 10.7% menos que hace dos años.

Otros ingresos que también vieron disminuir los hogares fueron los que captan a través de la renta de la propiedad, donde obtuvieron 2,720 pesos trimestrales y significó una caída de 13.6 por ciento. En tanto, otro tipo de ingresos disminuyeron 5.8 por ciento.

En contraste, la estimación del alquiler de la vivienda dejó 6,568 pesos trimestrales, un incremento de 8.0%, mientras que las transferencias a los hogares  —en donde se toma en cuenta las jubilaciones y pensiones, becas, donativos, remesas, beneficios de programas sociales y transferencias en especie— tuvieron un incremento de 8.3% al dejar 8,871 pesos trimestrales a los hogares.

“El aumento de las transferencias fue insuficiente para compensar la caída en los ingresos del trabajo, de tal manera que el ingreso corriente total disminuyó”, indicó Julio Santaella.

El incremento de este último rubro se debió, principalmente, al crecimiento de 50.4% de las transferencias de los programas sociales a los hogares. De acuerdo con la ENIGH 2020, los programas de gobierno llegaron a 30% de los hogares mexicanos.

politica@eleconomista.mx