La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) trabajará en conjunto con la Profeco y las empresas para la implementación de la tasa cero a productos de gestión menstrual, modificación que entrará en vigor a partir del 2022.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, explicó que de esta manera supervisarán que los precios de los productos que se usan para la menstruación, como lo son toallas femeninas, tampones, entre otros, realmente bajen y tengan un impacto positivo en las mujeres y personas menstruantes.

“En este momento, entramos en una etapa de implementación. Esta etapa no es sólo poner la modificación en el Diario Oficial de la Federación (DOF), sino empezar a ejecutarlo (…) lo que tenemos que hacer el próximo año es trabajar con el sector privado, con las empresas productoras, distribuidoras para que efectivamente puedan reflejar una reducción en el precio, y eso lo vamos a hacer de la mano de la Profeco”, dijo Yorio durante un webinar organizado por el Instituto Belisario Domínguez.

El funcionario explicó que para el país uno de los retos más importantes es la agenda de género ya que, además de los productos de gestión menstrual, se tienen que abordar otros temas como la inclusión de las mujeres en la fuerza laboral remunerada.

En este sentido, indicó que la tasa cero en productos de gestión menstrual tendría un impacto positivo no sólo en el hecho de poder disminuir la deserción escolar que ocurre por estos temas, sino también ayudaría a la formación de capital humano.

En el mismo evento, Martha Tagle, exdiputada que apoyó la iniciativa de Menstruación Digna para poner estos productos con tasa cero, aplaudió que la aprobación se diera aún cuando un año antes se rechazó, y aceptó el acercamiento con las autoridades para cambiar el panorama para las mujeres y personas menstruantes.

“Esta visión feminista nos debe llevar a ver el tema de la política tributaria en México. Era un impuesto sexista por una cuestión biológica”, destacó, y apuntó que las organizaciones estarán atentas a cómo se implementa la modificación el próximo año.

ana.martinez@eleconomista.mx

kg