La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizó la quinta permuta cruzada de valores gubernamentales, en la que, el pago de deuda de Bonos M y Udibonos con vencimientos en 2020 y 2021 por 80,492 millones de pesos se sustituyó por deuda con vencimientos entre 2022 y 2050.

En un comunicado, explicó que, sin incurrir en endeudamiento adicional, dicha colocación busca suavizar el perfil de vencimientos de deuda del gobierno federal en moneda local; así como mejorar la liquidez del mercado de deuda local.

“Las transacciones realizadas permiten mejorar la eficiencia del proceso de formación de precios y contribuyen a reducir el costo y riesgo de financiamiento del gobierno federal”, expuso la dependencia a cargo de Arturo Herrera.

Mencionó que la demanda total de esta transacción fue de 103,039 millones de pesos y se contó con la participación de inversionistas nacionales y extranjeros.

Las condiciones favorables alcanzadas en esta transacción reflejan la confianza que mantienen los inversionistas nacionales y extranjeros en los fundamentos económicos de nuestro país”, destacó la dependencia.

Enfatizó que la SHCP continuará monitoreando las condiciones en los mercados financieros para estar en posibilidad de aprovechar las ventanas de oportunidad que permitan seguir mejorando el perfil de vencimientos de la deuda pública.

Permutas de valores gubernamentales en 2020

La primera permuta cruzada de valores gubernamentales se realizó el pasado 22 de enero y consistió en el intercambio de 49,868 millones de pesos de Bonos M y Udibonos con vencimientos entre 2020 y 2022 por 48,142 millones de Bonos M y Udibonos con vencimientos entre 2023 y 2050.

“Con esta operación, se logró anular deuda de corto plazo y se sustituyó por deuda con vencimientos entre 2023 y 2050, sin incurrir en endeudamiento adicional”, expuso en su momento la Secretaría de Hacienda.

El 13 de marzo, como efecto de la volatilidad generada por la incertidumbre de provocada por la pandemia de Covid-19 y la crisis en los precios del petróleo, la SHCP llevó a cabo la segunda operación de manejo de pasivos con el Banco de México (Banxico) como su agente financiero.

La transacción consistió en recibir instrumentos a tasa fija nominal (Bonos M) con vencimientos entre 2023 y 2047 por un monto de 36,520 millones de pesos y entregar a cambio instrumentos a tasa revisable (Bondes D) e instrumentos de corto plazo (Cetes).

Después, el 19 de marzo, Hacienda decidió realizar la tercera operación de manejo de pasivos, donde el Banco de México (Banxico) también fungió como agente financiero de la SHCP. El intercambio se dio en instrumentos a tasa revisable (Bondes D) e instrumentos de corto plazo (Cetes) por instrumentos a tasa fija nominal (Bonos M) con vencimientos entre 2021 y 2042 por un monto de 40,241 millones de pesos.

Para el 25 de marzo, Hacienda realizó el cuarto intercambio de bonos M con vencimiento el 11 de junio de 2020 por Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES) por un monto de 53,448 millones de pesos.

Días antes (20 de marzo), el panorama no mejoraba y la SHCP anunció la creación del Programa de Formadores de Mercado. Y el 23 de abril se llevó a cabo la primera operación de manejo de pasivos para Formadores de Mercado, siendo Banxico su agente financiero. 

La transacción consistió en el intercambio de instrumentos a tasa fija nominal (Bonos M) con vencimiento en 2047 por Bonos M con vencimientos entre 2020 y 2042 por un monto de 9,528 millones de pesos.

Al cierre de abril, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda del país, se ubicó en 12.08 billones de pesos, lo que significó un crecimiento del 13.1% en términos reales y respecto del cuarto mes del 2019.  Es decir, en un año, la deuda se elevó 1 billón 400,333.7 millones de pesos.

Del monto total del SHRFSP, el 59% es deuda interna, la cual se ubicó en 7 billones 93,008.3 millones de pesos al cierre de abril, un aumento anual de 3.48%, con lo que esta deuda se elevó 238,774.2 millones de pesos.

La deuda en moneda extranjera representó el 41% del total y al cierre de abril, se ubicó en 4 billones 995,685.8 millones de pesos, lo que significó un crecimiento del 30.3%, en términos reales y respecto a lo que se tenía en abril del 2019. Es decir, la deuda externa se elevó 1 billón 161,559.5 millones de pesos en un año.

Permutas cruzadas de valores gubernamentales en este año

22 de enero

La primera se realizó el intercambio por 49,868 mdp de Bonos M y Udibonos con vencimientos entre 2020 y 2022 por 48,142 millones de Bonos M y Udibonos con vencimientos entre 2023 y 2050.

13 de marzo

La segunda transacción consistió en recibir instrumentos a tasa fija nominal (Bonos M) con vencimientos entre 2023 y 2047 por un monto de 36,520 mdp y entregar a cambio instrumentos a tasa revisable (Bondes D) e instrumentos de corto plazo (Cetes).

19 de marzo

La tercera operación de manejo de pasivos, el intercambio se dio en instrumentos a tasa revisable (Bondes D) e instrumentos de corto plazo (Cetes) por instrumentos a tasa fija nominal (Bonos M) con vencimientos entre 2021 y 2042 por un monto de 40,241 mdp.

25 de marzo

La cuarta operación se dio en el intercambio de bonos M con vencimiento el 11 de junio de 2020 por Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES) por un monto de 53,448 millones de pesos.

4 de junio

La quinta operación consistió en el intercambió del pago de deuda de Bonos M y Udibonos con vencimientos en 2020 y 2021 por 80,492 millones de pesos se sustituyó por deuda con vencimientos entre 2022 y 2050.

kg