La agencia Moody’s, que ubica al país en la nota crediticia más alta, de “A3” con perspectiva Estable, advierte que el plan de apoyo a Pemex es decepcionante y tendrá “implicaciones negativas” en la calificación del soberano.

En un comentario especial, el sexto consecutivo desde que Andrés Manuel López Obrador asumió la Presidencia del país, advierte que el anuncio del gobierno de apoyo a Pemex incluyó estrategias anunciadas desde diciembre e incluidas en el presupuesto, lo que sorprendió y decepcionó al mercado.

Sostuvo que las medidas alimentan el sentimiento pesimista del mercado, incrementan la posibilidad de mayores inyecciones de recursos públicos y alejan la posibilidad de alcanzar un superávit primario de 1% del Producto Interno Bruto (PIB), como el que está incluido en el Presupuesto de Egresos de la Federación .

En el comentario, titulado “Paquete de apoyo a Pemex es negativo para el soberano”, estimaron que del paquete anunciado por el presidente de México el 15 de febrero, “la única nueva fuente de apoyo que podemos discernir es una adicional de 200 millones de dólares en beneficios fiscales (...) la sorpresa para los mercados fue que el anuncio del gobierno involucró ayuda previamente informada”.

Adiós superávit primario

Moody’s, que es la agencia que tiene a México calificado en el nivel de los emisores “de solvencia notable”, destaca que el alivio fiscal anunciado reducirá los ingresos del gobierno comprometiendo al presupuesto.

“La reducción en la recaudación de impuestos de Pemex (una pérdida de alrededor de 750 millones de pesos anuales en relación con la propuesta de presupuesto del gobierno) podría comprometer los objetivos presupuestarios del sector público”.

Se refieren a la meta incorporada en el presupuesto Ejecutivo federal para este año que supone alcanzar un superávit primario de 1% del PIB.

El comentario, dirigido por Jaime Reusche, analista soberano para México, enfatiza que “la naturaleza decepcionante de este anuncio —el plan de apoyo— en relación con las expectativas del mercado y los desafíos de financiamiento a mediano plazo de Pemex sugiere que se requerirá más apoyo del soberano”.

Prevé que Pemex requerirá respaldo soberano adicional para el 2019, “erosionando más las finanzas del gobierno”.

Incertidumbre

La agencia advirtió que el apoyo a Pemex anunciado el 15 de febrero incluyó medidas anunciadas y conocidas previamente, una sorprendió y decepcionó claramente al mercado.

Se refiere a las exenciones fiscales anunciadas a principio de año; la inyección de capital de 1,250 millones de dólares incluida en el presupuesto del 2019 y un swap de 1,800 millones más en pagarés de Pemex relacionados con las pensiones para bonos del gobierno.

“La única nueva fuente de apoyo que podemos discernir es una adicional de 200 millones de dólares en beneficios fiscales (...) la sorpresa para los mercados fue que el anuncio del gobierno involucró ayuda previamente informada”.

En el comentario, donde también participó Ann Snyder, analista de Moody’s, detallan que “las medidas anunciadas para aliviar las finanzas de Pemex “incorporan varias fuentes de financiamiento ya conocidas y por lo tanto asciende sólo a 200 millones de dólares en financiamiento fresco en forma de desgravación fiscal”.

Moody’s mantiene a México con una calificación cuatro escalones arriba del grado de inversión, indicando a los inversionistas que el país cuenta con “solvencia notable”. Y este es el primer comentario divulgado por ellos desde que el presidente AMLO divulgó su estrategia de apoyo a Pemex.