La endeudada Grecia espera recibir los fondos del rescate financiero europeo antes de que el Estado se quede sin efectivo a mediados del mes próximo, dijo el primer ministro, Antonis Samaras, durante una cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que el país simplemente quebraría si no se hace de ese dinero.

"Creo que el desembolso estará listo para mediados de noviembre. La reservas en euros del país se acabarán el 16 de noviembre", detalló.

Admitió que los miembros de la llamada "troika" negociadora -la UE, El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo- aún no se ponen de acuerdo sobre el tamaño real de la deuda de Grecia ni en cómo reducirla.

La troika estuvo demorando la entrega de los 36,000 millones de euros que el país necesita para cancelar deuda y sacar a flote a sus castigados bancos.

Quiere ver antes cómo avanzan los planes para realizar los recortes fiscales y las reformas estructurales exigidas en un acuerdo de salvamento por 130,000 millones de euros firmado en marzo. "Este es el último trago amargo que debemos tomar", dijo Samaras.

Sin embargo, Grecia aún no cumple con sus objetivos de deuda y déficit, lo que desató especulaciones de que el país deberá eventualmente abandonar la zona euro.

Los líderes del bloque dijeron que se han logrado avances para encarrilar el plan de ajuste. El FMI declaró este mes que espera que la deuda de Grecia llegue a ser de 153 % de su Producto Interno Bruto, en el 2017, un nivel mucho más alto que 120 % que se supone que el país debe alcanzar hacia el 2020 bajo el acuerdo de rescate.