Las necesidades brutas de recursos del gobierno federal para el año entrante, de 8.3% del Producto Interno Bruto (PIB), son consistentes con el compromiso de la autoridad para reducir el déficit público y serán un factor menos de presión en las condiciones de mercado esperadas para ese año, advierte el economista en jefe para México de Barclays, Marco Oviedo.

Según lo descrito en el Programa Nacional de Financiamiento 2015, con estos requerimientos, se regresará a niveles del 2013 y se revertirá el registro histórico que dejó este año 2014, como el de las mayores amortizaciones y emisiones de deuda en al menos una década.

En el 2014, las necesidades brutas de recursos del gobierno federal, cerrarán el año en 9.8% del PIB, la proporción más alta registrada desde el 2005.

Analistas de Barclays y de las calificadoras Fitch Ratings y Standard & Poor’s ponen de relieve que estos requerimientos se comparan favorablemente con la métrica media de los países miembros de la OCDE, que es de 20.5% del PIB y de las economías emergentes de América Latina, que es de 8.3% del Producto.

De hecho, datos comparativos del Fondo Monetario Internacional (FMI) evidencian que los requerimientos financieros del sector público (RFSP) para el 2015 ponen al país entre los ocho que tienen menos requerimientos financieros en una selección de 20 economías.

El experto de Barclays explica que esta reducción resulta de un alargamiento en el perfil de deuda y el pago anticipado de amortizaciones.

Mayor disponibilidad

De acuerdo con Oviedo, esta desaceleración en las necesidades de fondeo de parte del gobierno implica que consume menos recursos del ahorro disponible en el mercado.

Esto, es un factor menos de presión para las condiciones que habrá en el 2015 y que anticipan endurecimiento, por el inicio del aumento de las tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Estimaciones del Grupo Financiero BBVA Bancomer evidencian que cuando el gobierno pide prestado el equivalente a 1.5% del PIB, el financiamiento para las empresas se reduce en una proporción de 0.9% del Producto. Es decir, matiza el economista de Barclays, mientras más dinero demande el gobierno para financiarse, hay menos capital o ahorro disponibles para las empresas.

El Banco de México también ha explicado que el déficit representa un aumento por la demanda de financiamiento en el país y suele tener consecuencias en el mercado .

Plan anual de financiamiento

Tal como se describe en el Programa Nacional de Financiamiento 2015, el perfil de vencimientos del gobierno federal se mantiene estable y con un bajo riesgo de refinanciamiento, esto como resultado de la emisión a plazos mayores, consigna aparte la directora de Análisis Soberano de Fitch Ratings, Shelly Shetty.

La estrategia de deuda ha llevado a una extensión del perfil de amortizaciones con una mayor proporción de los vencimientos. Así, para el 2015, las amortizaciones de capital tanto de deuda interna como externa representarán 5.1% del PIB aproximadamente, cifra menor a 6.3% del Producto registrada en el 2014 y por debajo del promedio desde el 2006 al 2013, de 5.8 % del PIB.

El plazo promedio de la deuda pública es de ocho años, de acuerdo con cifras del FMI. Y los vencimientos de deuda interna y externa programados para el 2015 ascienden a 4.9 y 0.2% del PIB, respectivamente. Ambas cifras son inferiores a los registros del ejercicio 2014.

Estabiliza gobierno obligaciones