La inversión física presupuestaria registró en octubre una caída en su gasto de 20.1% a tasa anual, la disminución más grande de la que se tiene registro para el mismo mes desde el 2017, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el décimo mes del año, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ejerció un gasto en inversión de 42,550 millones de pesos, lo que resultó menor al que se realizó en octubre del 2019, cuando el gobierno gastó 53,227 millones de pesos (precios del 2020).

La caída en el gasto que se destina a la inversión va acorde a la política de austeridad que ha implementado el gobierno de López Obrador, así como a la crisis económica, apuntó José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

“El gobierno, aplicando su política de austeridad, decidió mantener su inversión sólo en los proyectos de infraestructura que considera estratégicos, relevantes. El resto de la inversión, en esencia, no se está ejecutando, entonces al final del día esto lo que implica es que uno de los principales motores del crecimiento económico, que es el gasto de inversión, no se está utilizando del todo”, añadió.

Si se toma en cuenta el acumulado de enero a octubre, el gasto en inversión sumó 512,284 millones de pesos, lo que resultó 4.6% mayor a lo que se destinó en el mismo periodo del 2019.

Salud, con mayores recursos

Si bien el gasto general en inversión cayó, por clasificación funcional, los recursos a inversión en salud aumentaron 289% anual en octubre, esto ante la coyuntura actual que se vive por la pandemia del Covid-19. En total, se destinaron 1,750 millones de pesos a este rubro en el mes.

En el periodo de enero a octubre, el gasto total de inversión en salud fue por 13,266 millones de pesos, 88.7% más que en el mismo periodo del 2019.

Otros gastos de inversión que tuvieron crecimientos significativos en octubre fueron el que se destina a protección social con 23.9 millones de pesos, 165% más que en el 2019.

Rezago histórico

En el otro extremo, el rubro más castigado fue el de la inversión en ciencia, tecnología e innovación, en donde los recursos sumaron 6.1 millones de pesos, una caída anual de 73.5 por ciento.

“Un problema sistémico de México es el bajo recurso que destina a ciencia y tecnología, y que evidentemente se acaba reflejando en el bajo nivel de innovación y progreso tecnológico que tiene el país.

En ese aspecto sí me parece que el gasto en ciencia y tecnología es fundamental y el que no se esté usando a plenitud, sin lugar a dudas, es preocupante porque en el mediano y largo plazos significa que México seguirá dependiendo del uso de patentes, de tecnología externa”, indicó José Luis de la Cruz.

ana.martinez@eleconomista.mx