En marzo, la inflación completó un séptimo mes consecutivo al alza, al registrar una variación anual de 5.35%, informó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Al tocar este nivel, por primera vez rompe el techo de 5% desde agosto del 2009 y alcanza un trimestre fuera del rango permisible de inflación, fijado por el Banco de México (Banxico).

Sólo en el mes se presentó una variación de 0.61%, en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), que es la más alta para un mes similar desde el 2013.

Analistas de Goldman Sachs y Finamex Casa de Bolsa, encuentran signos de efectos de segunda ronda en los precios de mercancías, servicios y alimentos que podrían tener su origen en un rezagado tipo de cambio.

La inflación reciente es impulsada principalmente por la liberalización de los precios de la gasolina y el rezago en la transferencia de la depreciación cambiaria acumulada. También identificamos una presión generalizada en precios de segundo orden como servicios y otros componentes del INPC , precisa, desde Nueva York, Alberto Ramos de Goldman Sachs.

En tanto, economistas de Citibanamex, prevén que la presión inflacionaria estará presente tres meses más.

Todo sube, poco baja

De acuerdo con el reporte del Inegi, en marzo los productos de mayor variación de precios fueron: tomate verde, que registró un aumento mensual de 53.87%; limón, que sigue en tendencia al alza con un incremento de 33.73% en el periodo; jitomate, con una variación de 12.69%; aguacate con un alza de 15.20% en su precio en el mes; así como servicios turísticos en paquete, transporte aéreo y loncherías, fondas, torterías y taquerías.

Guillermo Aboumrad, director de Estrategia de Mercados en Finamex Casa de Bolsa, enfatizó que se generalizó aún más el sesgo al alza en las presiones inflacionarias, ya que los ponderados de los genéricos con aumentos superiores a 4% son 62% del total . Variaciones que fueron levemente compensadas por una serie de precios a la baja que también identificó el Inegi.

Se trata de gasolina de bajo octanaje, cebolla, nopales, huevo, carne de cerdo, manzana, servicio de telefonía móvil, gasolina de alto octanaje, desodorantes personales y pasta dental.

Presión cambiaria clara

De igual manera, el Inegi documenta que la inflación subyacente mantuvo la tendencia al alza, de 4.48%; que contrasta con el dato del mismo mes del año anterior, que estaba en 2.76 por ciento.

Con lo anterior se completa un segundo mes arriba del techo objetivo de inflación, que es de 3% con una variación de +/-1 punto porcentual.

En su registro mensual, la variación fue de 0.57 por ciento. El Banxico ha explicado que la inflación subyacente capta el impacto de la depreciación del peso frente al dólar, específicamente en el rubro de mercancías e incorpora los precios no volátiles como alimentos procesados, bebidas y tabaco .

Analistas de Finamex Casa de Bolsa argumentan que el Índice de Mercancías y Servicios es el que suele incorporar también la presión más clara del traspaso cambiario.

El contagio de la depreciación del tipo de cambio se refleja en los precios del sector de mercancías, que en el mes referido alcanzó una variación de 5.85%, su mayor lectura en más de dos años.

De acuerdo con el análisis de Finamex, la inflación subyacente podría evidenciar la presencia de efectos de segundo orden.

El INPP, la evidencia

Por tratarse de un reporte mensual, el Inegi divulga también el dato del Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) que excluye petróleo. El indicador registró este mes una fluctuación de 9.45% anual, que duplica el dato de la inflación; también es el doble del registro observado el mismo mes del año pasado; sin embargo, presenta una ligera desaceleración en la tendencia, la segunda consecutiva.

El mes pasado, en la medición anual, el INPP alcanzó una variación de 9.46%, y la de enero, que estuvo en 9.81%, la más alta del registro histórico.

El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, ha explicado que el INPP refleja el efecto de la depreciación cambiaría en los costos de las empresas.

Expectativas arriba

El propio Banxico, en su reporte trimestral divulgado en marzo, argumentó que la tendencia alcista refleja el doble impacto que ha tenido la liberalización del precio de combustibles y el traspaso de la depreciación cambiaria. Diferencial en el que el peso mexicano ha perdido 64% acumulado respecto del dólar desde el 2014, según las cuentas del Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero y que comenzó a reflejarse en precios, según estimaciones de Goldman Sachs, desde finales del año pasado.

La tendencia de la inflación motivó una corrección al alza en las expectativas que hoy colocan al INPC al cierre del año en 5.39% y que llevan a la previsión más pesimista de 6%, dirigida desde Bank of América Merrill Lynch.

Extremos en Iguala y Matamoros

En el reporte de la inflación de marzo, el Inegi divulgó los datos correspondientes a las localidades que registraron las mediciones extremas.

Así, entre las de mayor variación, incluso arriba de la nacional, están Iguala, Guerrero (1.28%); Tlaxcala, Tlaxcala (1.03%); Fresnillo, Zacatecas (1%); Tepetitlán, Jalisco (0.92%) y Tulancingo, Hidalgo (0.83 por ciento).

En tanto, las de menores variaciones, ubicándose por debajo de la nacional, resultaron Matamoros, Tamaulipas (-1.13%); Ciudad Juárez, Chihuahua (0.11%); Ciudad Acuña, Coahuila (0.12%) y Ciudad Jiménez, Chihuahua (0.19 por ciento).

[email protected]