La gasolina Premium se quedará sin estímulo fiscal para la Semana Santa, mientras que la Magna y diésel lo mantendrán, de acuerdo con lo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Del 27 de marzo al 9 de abril, los consumidores pagarán por completo la cuota que se cobra por concepto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS). De esta manera, se pagarán 4.3192 pesos de impuesto por litro de gasolina mayor o igual a 91 octanos.

La gasolina Premium representa alrededor de 15% del consumo de combustibles en el país.

En el caso de la gasolina Magna, Hacienda mantuvo el estímulo, aunque a una menor tasa. La semana pasada, era de 49.62%, mientras que para Semana Santa será de 32.02%, por lo que los consumidores pagarán 3.4769 pesos de IEPS por litro.

También se disminuyó el estímulo para el diésel. Hace una semana Hacienda fijó una tasa de 21.56%, mientras que esta semana será de 7.60 por ciento. Así, los consumidores pagarán 5.1939 pesos de impuesto por litro.

El año pasado, con la pandemia del Covid-19, el precio internacional del petróleo empezó a bajar e, incluso, llegó a terreno negativo, por lo cual Hacienda quitó el estímulo fiscal a las gasolinas.

Desde febrero del 2021, la Secretaría de Hacienda reanudó los estímulos fiscales a las gasolinas tras casi un año de haber dejado atrás estos apoyos que cuidan el poder adquisitivo de los consumidores. La reanudación se debió al incremento en el precio internacional del petróleo, lo cual afecta el precio de las gasolinas.

“Esta medida se da en un contexto en el que los precios de los combustibles no son fijados por el gobierno, sino que dependen de las condiciones de los mercados (…) Cabe señalar que las finanzas públicas mejoran con el aumento en los precios del petróleo, incluso descontando el mayor estímulo al IEPS, por lo que el logro de las metas fiscales tampoco se verá afectado ante un incremento en los precios del crudo”, dijo en su momento la dependencia.

Precios se han encarecido

Ante el alza de los precios internacionales del petróleo, así como la reactivación paulatina de la economía, los precios de la gasolina han aumentado en las últimas semanas, de acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC).

En lo que va del año, el precio de la gasolina Premium se ha incrementado 15.61%, reveló la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Para la primera quincena de marzo, la gasolina de alto octanaje aumentó 3.67% en comparación con la quincena previa, mientras que en comparación anual se vendió 4.01% más cara a los consumidores.

En el caso de la gasolina Magna, en lo que va del año su precio ha aumentado 11.90%, mientras que en la última quincena presentó un alza de 0.98% frente a la segunda mitad de febrero. En su comparación anual, la inflación fue de 2.83 por ciento. 

Estos incrementos han generado una presión al interior del índice no subyacente del INPC. En la última quincena la inflación se ubicó en 4.12%, con lo que salió del rango objetivo del Banco de México de 3% +/- 1 punto porcentual.

Para mantener la inflación

Anteriormente, Karina Ramírez, titular de la Unidad de Ingresos no Tributarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), indicó que estos estímulos fiscales han ayudado a disminuir el precio del combustible y, además, la inflación.

“El estímulo ha contribuido a que los precios de las gasolinas disminuyan, en términos reales, lo cual ha hecho que la inflación anual haya disminuido de 4.72% al inicio de la administración a 3.76% en febrero del 2021”, explicó.

No obstante, analistas esperan que para la siguiente quincena de marzo la inflación avance aún más e, incluso, alcance un nivel de 5.00% o superior ante las presiones de estos precios, así como distorsiones por el inicio del confinamiento el año pasado, que derivó en una caída en la inflación.

“Para la segunda quincena de marzo, se espera que se empiecen a reflejar algunas distorsiones ocasionadas por el inicio del confinamiento en el país el año pasado, aunque el mayor impacto se prevé para abril, cuando la inflación podría superar el nivel de 5.00 por ciento. Asimismo, en abril también se esperan alzas en precios de las categorías relacionadas con el turismo, por la reactivación de la demanda en Semana Santa”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

ana.martinez@eleconomista.mx