Los servidores públicos son los mayores demandantes de facturas apócrifas, denunció el diputado federal de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar.

En entrevista con El Economista, indicó que las facturas apócrifas han sido utilizadas por gobernadores, universidades, gobiernos locales y municipales, así como por la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México para evadir el pago correspondiente de sus impuestos.

“Lo que hemos detectado es que este sexenio se convirtió en un gobierno donde el boom de empresas fantasma y facturas falsas alcanzó una dimensión incalculable. El gobierno de Enrique Peña Nieto ha sido el sexenio de la facturación falsa y empresas fantasma”, aseveró.

Mencionó que alrededor de 70% de la demanda de comprobantes apócrifos proviene de funcionarios públicos, mientras que 30% restante, en su mayoría, son grandes contribuyentes.

“Esto lleva a grandes problemas porque por un lado hay una gran evasión fiscal; por otro lado, desata una robadera del dinero del presupuesto en los distintos órdenes de gobierno”, aseveró el diputado.

Agregó que la emisión de facturas falsas es uno de los vehículos más preciados de los funcionarios públicos para robar dinero del erario; sin embargo, la impunidad ha hecho que no sean castigados.

“Algunos sólo han sido acusados por la opinión pública, pero hay investigaciones de medios. Los niveles de impunidad, en este aspecto, han sido muy sorprendentes y dañinos para las finanzas públicas”, indicó Ramírez Cuéllar.

De acuerdo con datos de la autoridad fiscal, del 2010 al corte del 2 de agosto de este año se han identificado 8,301 empresas que, presuntamente, simulan operaciones. De éstas, 5,426 han sido consideradas como empresas fantasma definitivas.

El órgano recaudador tiene datos de que todas estas empresas identificadas han facturado 2.04 billones de pesos; sin embargo, no tiene una cifra de cuánto es lo que pierde en recaudación.

“Los datos del SAT son alarmantes. La emisión de comprobantes falsos es un sistema verdaderamente complejo, bien organizado, poderoso y propio del crimen organizado”, aseveró el diputado.

Pedirán ayuda de la ASF

Además de impulsar la propuesta de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) para combatir la emisión de facturas falsas a través de la retención de impuestos, el diputado de Morena expresó que también se solicitará la intervención de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

“Haremos la solicitud a la ASF para que abra un mecanismo especial que nos ayude a desenmarañar este sistema. Tanto la ASF como el Servicio de Administración Tributaria (SAT) deben ir al fondo, hasta las últimas consecuencias”, precisó.

Explicó que la iniciativa es que la ASF pueda realizar investigaciones especiales a los servidores públicos en materia de comprobantes apócrifos.

Tanto la propuesta de la Prodecon como de Morena serían complemento a la ya existente lista negra del SAT, así como de la propuesta de Andrés Manuel López Obrador, presidente electo, de considerar la emisión de facturas falsas como delito grave.

“Vamos a presentarles las iniciativas (al equipo de López Obrador) de tal manera de que no sea sólo la fuerza de una ley, sino de todo el estado que busque acabar con este delito”, mencionó.