La gran exposición a los riesgos de Estados Unidos y, sobre todo, la incertidumbre generada por el republicano Donald Trump, que el próximo 20 de enero hará posesión de su cargo, las proyecciones de crecimiento de México para este año se revisaron a la baja, pasando de 2.0% estimado en diciembre a 1.8%, explicó la consultoría FocusEconomics.

Asimismo, en su reporte de enero, los analistas consultados esperan un crecimiento para el 2018 de 2.3 por ciento.

Ante la llegada de Trump a la Presidencia de Estados Unidos y las fuertes declaraciones que ha hecho desde antes de ser presidente electo, la consultoría advierte que si las palabras agresivas de Trump se materializan como política económica, las consecuencias para México serán sustanciales , debido al Tratado de Libre Comercio de América del Norte y, sobre todo, a que casi la mitad del Producto Interno Bruto mexicano proviene del comercio bilateral con Estados Unidos.

Así, los analistas mantienen que el crecimiento económico de México del año pasado sea de 2.1% y que seguirá cayendo debido a la probable guerra comercial y diplomática contra México que se prevé que inicie Trump.

De las 36 entidades financieras consultadas, Vector Casa de Bolsa fue el más pesimista, con una proyección de crecimiento de 0.6%, mientras que en el otro extremo se encontró Kiel Institute, con 2.5% para este año.

El documento destaca que, aun quitando el factor Trump, México está en una situación indeseable ; la depreciación del peso y el aumento en los precios de la gasolina tendrán un impacto inevitable en la inflación en los próximos meses, lo que traerá sentimientos más negativos entre los consumidores mexicanos .

FocusEconomics asevera que el repunte de la inflación en diciembre, a 3.4%, se debió a la rápida depreciación del peso y augura que la liberalización de los precios de las gasolinas tenga graves repercusiones en la inflación en los siguientes meses, terminando el año en 4.4%, mientras que para el 2018 esperan que ésta baje y cierre en 3.6 por ciento.

Por otro lado, los analistas indican que el Banco de México, presidido por Agustín Carstens, quien abandonará su cargo en julio, seguirá un ciclo de tasas similar al de la Reserva Federal de Estados Unidos, para ubicar su tasa de referencia en 6.79% a finales del año.