Ante la alta probabilidad de triunfo en las elecciones que tiene Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por la tendencia de las encuestas, Fitch Ratings pondrá un especial énfasis en el diseño de su primer presupuesto, el correspondiente al 2019, en el nombramiento del próximo director de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la fortaleza de los miembros de su gabinete económico.

Al inaugurar el foro de Fitch sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y las elecciones, la analista soberana para México, Shelly Shetty, consignó que una vez que se conozca el nombre del ganador del proceso electoral, estarán atentos al discurso del próximo presidente. Si fuera el caso de que AMLO llegue, confía en que emitirá señales de moderación en sus posturas.

De visita en México, aseveró que cualquier intento por debilitar las reformas estructurales y las finanzas públicas sería un factor de presión a la baja para la calificación.

Expuso que en el caso de que se presente una cancelación del TLCAN, tendrán también que evaluar su impacto en la economía mexicana y en sus finanzas públicas, por lo que también sería un foco de presión para la nota soberana, que en la agencia está en grado de inversión “BBB+/perspectiva Estable”.

Enfatizó que el escenario base para Fitch acerca del TLCAN es de una firma del acuerdo. Sin embargo, como su responsabilidad es evaluar las condiciones en las que se desenvuelve un soberano, cuentan con dos escenarios alternos que les permiten anticipar lo que pasaría si no se firma, que es el más negativo.

Y el otro, que supone una negociación en pausa, resultado del tiempo que le tomaría a México y Estados Unidos concluir sus procesos electorales (el de México es en julio y el de Estados Unidos, en noviembre).

De presentarse cualquiera de los dos casos negativos, acotó, las inversiones sufrirían incertidumbre y sin duda impactarían en el desempeño de la economía y presionarían las finanzas públicas y, por ende, la nota mexicana.

Deben garantizar políticas de largo plazo

Consideró que en caso de que no haya un acuerdo firmado para el 1 de julio, evaluarán también la postura de la nueva administración.

El foco de nuestro análisis, dijo, será la postura del nuevo presidente sobre la estabilidad económica de México y que se garantice que sus políticas permitirán al mercado tomar decisiones de largo plazo. Lo que significa que serán certeras y prudentes.

La funcionaria admitió que entre los factores de debilidad para la calificación soberana de México se encuentran la inseguridad y corrupción, y considera que éstos han sido dos temas determinantes que sin duda “López Obrador ha sabido aprovechar”.

La analista soberana advirtió que el escenario base de Fitch sobre el TLCAN es de una firma del acuerdo, pero admitió que existe la posibilidad de una cancelación dirigida por la salida de Estados Unidos.

De darse este caso, “Fitch tendría que revaluar la calificación de México, sobre todo por el impacto económico y financiero que podría conllevar”.