Nueva York- La agencia calificadora Fitch reiteró este jueves que podría recortar la nota de la deuda soberana de Estados Unidos el próximo año si el país no logra lidiar con su déficit y generar un plan de consolidación fiscal "creíble".

"Estados Unidos es el único país (de nuestras cuatro grandes naciones calificadas con AAA) que no tiene un plan de consolidación fiscal creíble" y cuya relación entre deuda y PIB se espera aumente en el mediano plazo, dijo Ed Parker, analista de crédito soberano, en una conferencia de Fitch en Nueva York.

En noviembre del año pasado, Fitch rebajó a negativo desde estable su panorama crediticio para el país, luego de que una comisión legislativa no lograra acordar al menos 1.2 billones de dólares en medidas de reducción de déficit.

En ese momento, dijo que había posibilidades de una rebaja a Estados Unidos durante el 2013, ya que el fracaso del comité aumenta la carga fiscal sobre el próximo Gobierno.

Un cambio en el panorama fija un marco de tiempo de 12 a 18 meses para tomar una decisión y significa que hay una probabilidad mayor a 50% de una rebaja, y viceversa cuando el panorama es positivo.

"Estados Unidos es la única de las cuatro mayores economías cuya deuda como porcentaje del PIB se espera que aumente en los próximos cinco a seis años", dijo Parker, refiriéndose a Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania y Francia.

La tasa de crecimiento de la economía estadounidense en el primer trimestre fue revisada a la baja a 1.9% desde una estimación previa de 2.2%, mientras las empresas reabastecían sus aparadores a un ritmo moderado y el gasto gubernamental caía fuertemente. Creció 3% en el cuarto trimestre del 2011.

Standard & Poor's hizo historia en agosto del 2011 cuando rebajó la calificación crediticia estadounidense a "AA-" desde "AAA". Desde entonces, mantiene al país en panorama negativo.

Moody's Investors Service tiene a Estados Unidos con una calificación "Aaa", con un panorama negativo desde noviembre del año pasado.

Las tres agencias calificadoras han dicho que esencialmente no esperan muchos cambios en la situación presupuestaria o posición fiscal estadounidense hasta después de las elecciones presidenciales de noviembre.

El panorama negativo de S&P entrega un marco de seis meses a dos años para que la calificadora tome una decisión, mientras que Moody's define su marco de tiempo como 12 a 18 meses.

Parker dijo que Fitch considera creíbles los actuales planes fiscales de Gran Bretaña, Francia, Alemania y otras grandes naciones con calificación "AAA".

Sin embargo, advirtió que la firma podría recortar la nota "AAA" de Gran Bretaña si hay un "mayor deterioro material" en su economía.

En marzo, Fitch puso a Gran Bretaña en panorama negativo, igual que Moody's Investors Service. S&P tiene un panorama estable para el país.

ros