El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó una serie de reformas que favorecerán el acceso a préstamos flexibles para los países de bajos ingresos que incluyen facilidades en condiciones favorables a tasas de interés cero.

Con la pandemia de telón de fondo y el amplio impacto que ha tenido en las economías de menos ingresos por su elevada desigualdad, el FMI aprobó el aumento de los límites de acceso a los recursos del Fondo Fiduciario para el Crecimiento y la Lucha contra la Pobreza y la eliminación del acceso excepcional a los créditos para los países pobres.

A pesar de los cambios y al reconocimiento del deterioro de la capacidad de crecimiento que ha dejado la pandemia en las economías, particularmente las pobres, “algunos directores sugirieron aplicar cláusulas de extinción excepcional para permitir revisiones del staff de expertos del Fondo Monetario”.

“Los niveles de acceso a los programas individuales respaldados por el FMI deberían seguir basándose en una evaluación caso por caso, aplicando criterios de acceso establecidos incluidas cuentas externas manejables, solidez del programa económico y capacidad de reembolso al FMI”, detallaron.

Los directores ejecutivos apoyaron la propuesta de simplificar las normas de acceso a los créditos, pero acotaron que muchos países de bajos ingresos enfrentan vulnerabilidades sustanciales de deuda y los directores acordaron el diseño de estrategias para mantener la deuda manejable.

Hasta con oro

En un comunicado donde informaron de estos cambios, el subdirector del Departamento Financiero del FMI, Christian Mumssen sostuvo que “la estrategia de financiamiento aprobada por el Directorio del FMI garantizará los recursos que se necesitan para superar esta pandemia y sus consecuencias inmediatas”.

Los directores ejecutivos, que son los representantes de los países miembros del FMI, consideraron que esta flexibilidad en los límites de acceso a los créditos favorecerá a los países que cuentan con sólidos programas de reformas.

Por esta misma apertura que favorecerá a un despliegue más expedito de apoyos, los directores recomendaron la exploración de todas las opciones de financiamiento incluida la movilización de recursos internos del FMI que incluyen la venta de sus reservas de oro.

Esta propuesta no fue apoyada por la totalidad de los directores ejecutivos, por la complejidad y el tiempo que tomaría al organismo la operación.

El despliegue en emergencia

Según lo descrito en el comunicado, la pieza central de las reformas de política aprobadas es el aumento de 45% de los limites normales de acceso al apoyo financiero.

Las reformas aprobadas contemplan también una segunda etapa de cambios, programada para el periodo 2024-2025, donde se buscará resolver de forma consistente al modelo de préstamos concesionales para los países de bajos ingresos.

De acuerdo con información del FMI, desde abril del año pasado a la fecha, han desplegado apoyo financiero a 85 de los 184 países miembros.

La asistencia financiera asciende a 113,067 millones de dólares. La directora gerente, Kristalina Georgieva explicó en las Reuniones de Primavera pasadas que ante el choque de la pandemia, la demanda de apoyos se multiplicó por ocho.

Aún con la serie de préstamos y desembolsos rápidos que se han desplegado desde entonces, se ha quedado corto el apoyo para los países que más lo necesitan.

La próxima semana, se presentará  la actualización de expectativas económicas del FMI. Se espera que también se amplíe la información de esta reforma.

ymorales@eleconomista.com.mx