El gerente general del Banco de la República en Colombia, Juan José Echavarría, anunció que el directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó  una solicitud de las autoridades colombianas de ampliar, bajo el acuerdo actual, el acceso a la Línea de Crédito Flexible (LCF) de 384% de la cuota del país en el organismo (aproximadamente 10,800 millones de dólares) a 600% de la misma (aproximadamente 17,300 millones de dólares).

El gerente detalló que el presente acuerdo continúa vigente hasta el 30 de abril de 2022. La ampliación del monto de la línea permitirá fortalecer la posición de liquidez internacional del país en el contexto de la emergencia sanitaria. La pandemia causó una contracción económica global sin precedentes y una disminución significativa de los precios de exportación del petróleo y otras materias primas.

Estos choques afectaron las cuentas externas y fiscales del país en un contexto en donde el recaudo tributario cayó y la respuesta de política pública a la pandemia requirió la expansión temporal del gasto público.

Por estas razones, las autoridades colombianas consideraron prudente solicitar un aumento en el monto de acceso a la LCF del FMI.

El Directorio Ejecutivo del FMI resaltó “la respuesta activa de las autoridades colombianas frente a la emergencia sanitaria, la cual fue posible gracias a su marco de política robusto, integral y flexible”.

Lanzan apoyos para micronegocios

Por otro lado, el presidente Iván Duque presentó  la estrategia Economía para la Gente. De acuerdo con el mandatario, este plan beneficiará a 582,640 unidades productivas y micronegocios a 2022, y la inversión que se hará será cercana a los $1.72 billones (442 millones de dólares, aproximadamente).

“Este concepto de Economía para la Gente es un concepto para que esta reactivación llegue a la micro, a la pequeña empresa colombiana, a la famiempresa colombiana.”, dijo el Jefe de Estado.

Durante el lanzamiento de la iniciativa, el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, explicó que “la estrategia está orientada al apoyo, consolidación y sostenibilidad de microempresas e iniciativas productivas de la población vulnerable, para ayudar a su reactivación y generación de un entorno favorable que promueva su crecimiento y sostenibilidad, tanto en el contexto rural como en el urbano”.