Estocolmo.- El crecimiento económico global será "considerablemente más bajo" a fines de año, debido a las dolorosas medidas de austeridad implementadas por los gobiernos europeos que ahogarán la recuperación regional, dijo el economista ganador del Premio Nobel Joseph Stiglitz.

Stiglitz, que recibió en el 2001 el Nobel de Economía, sostuvo que aún no estaba claro si el mundo se encaminaba a recaer en la recesión, pero que una cosa era cierta: Europa va a vivir una montaña rusa en el "futuro predecible".

"Creo que la única cosa en que uno puede confiar sobre esta coyuntura es que probablemente haya volatilidad", afirmó a Reuters en una entrevista en Estocolmo.

"Y la volatilidad es mala para el crecimiento. Este no es un juego de suma cero, este es un juego de suma negativa", agregó.

Las acciones mundiales caían el martes y el euro bajó a un mínimo de cuatro años frente al dólar por expectativas de que la desaceleración en el crecimiento de la zona euro y China puedan perjudicar a la recuperación global.

Círculo vicioso

"El problema es que estamos en, se podría decir, un círculo vicioso. La austeridad va a llevar menor crecimiento. Un débil euro y una débil Europa van a ser malos para Estados Unidos", explicó Stiglitz en el margen de una conferencia.

Pero exactamente cuán doloroso será el impacto sobre el crecimiento no se sabe, dijo Stiglitz.

"Dependerá de algún modo de cuán exitosos son los países en sus medidas de austeridad, cuán rápido retiren esas medidas. Dado que hemos tenido malas cuentas de los bancos, no sabemos en qué tan mal estado están ellos", agregó.

Stiglitz, ex economista jefe del Banco Mundial, sostuvo que Europa necesita reestructurar los gastos y los impuestos de manera que se reduzcan los déficits fiscales al tiempo que se realza el crecimiento.

No dijo si el euro estaba subvaluado o si podría caer más respecto al dólar, pero comentó que los tipos de cambio y los mercados permanecerían extremadamente volátiles hasta que se retome un crecimiento global estable.

EU con sus propios problemas

Además del temor a un potencial contagio de los problemas de Europa a Estados Unidos, Stiglitz dijo que la mayor economía del mundo tenía una serie de problemas propios que enfrentar: los bancos, pobres estándares contables, mala oferta de crédito y mayor morosidad hipotecaria.

"Muchos estadounidenses estaban esperando que tuviéramos una recuperación liderada por las exportaciones. Eso se ve cada vez más improbable", afirmó.

"Si Estados Unidos está débil, es un problema para Europa. Y nosotros estamos desafortunadamente en un marco mutuo que probablemente impida acelerar más la recuperación", puntualizó.