Estados Unidos anunció que no reimpondrá aranceles al aluminio canadiense, en tanto Ottawa desistió de aplicar las "contramedidas" que había anunciado si Washington no desistía de esa intención.

"Tras consultar con el gobierno canadiense, Estados Unidos espera que el comercio de aluminio sin aleación se normalice en los últimos cuatro meses de 2020, con una fuerte caída de las importaciones desde los picos de principios de año", dijo un comunicado del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR).

Estados Unidos espera que las importaciones mensuales promedio caigan un 50% desde el promedio mensual de enero a julio, dijo el USTR.

En base a estas expectativas, Washington decidió no aplicar aranceles, retroactivamente al 1 de septiembre.

No obstante, el gobierno de Donald Trump no eliminó por completo la amenaza de gravar el aluminio de su vecino del norte.

Si las exportaciones canadienses superaran el 105% del volumen esperado para cualquier mes durante los últimos cuatro meses del año, Washington impondría retroactivamente aranceles del 10% sobre las ventas de ese mes, agregó.

Y si superan el volumen esperado, deben disminuir al mes siguiente.

Por su parte, Canadá respondió anunciando su renuncia a aplicar medidas de represalia.

"Canadá no impondrá contramedidas recíprocas a Estados Unidos", dijo la ministra de Comercio Internacional, Mary Ng, al saludar la decisión de Washington.

"Hemos evitado una escalada sin recular", dijo por su parte la viceprimera ministra Chrystia Freeland, en momentos en que Ottawa se aprestaba a aplicar las medidas de represalia.

Canadá había anunciado "contramedidas" por 2,700 millones de dólares, que debían entrar en vigor esta semana.

Freeland, quien negoció el nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos y México, había calificado de "absurda" la decisión de Washington, denunciando "aranceles injustificados".

"Por cada dólar impuesto por Estados Unidos sobre importaciones canadienses, impondremos en contrapartida un impuesto equivalente", había dicho Freeland la semana pasada.