Subir de golpe tres puntos el IVA no es habitual. En el 2012, ningún país lo hizo, salvo España, que lidera este ranking, elaborado por KPMG, que ha recogido datos de 156 países.

En cualquier caso, la crisis económica y la caída de ingresos públicos han llevado a muchos países a recurrir al aumento de los impuestos indirectos. De los 27 miembros de la Unión Europea (UE), 17 han subido el IVA.

Esperamos que la media global de impuestos indirectos siga aumentando en el 2013, puesto que son cada vez más los gobiernos que continúan por este camino para incrementar sus ingresos y encaminarse hacia la recuperación económica , señaló Celso García Granda, socio responsable del área de tributación indirecta de KPMG.

Europa es, con diferencia, la zona del mundo que mantiene un gravamen sobre el consumo mayor. La tasa media alcanza 20% en Europa y aumenta hasta 21.13% si se tiene en cuenta sólo a los países que forman parte de la UE.

En Asia o Latinoamérica, el porcentaje no supera 13% y, en Norteamérica, es de 5 por ciento. Hay que tener en cuenta que en Estados Unidos no existe un impuesto análogo al IVA para todo el país, aunque los distintos estados aplican gravámenes al consumo en sus respectivos territorios.

España, históricamente, ha sido un país con un impuesto bajo sobre el consumo en comparación con el resto de Europa. De hecho, fue una directiva europea la que obligó a elevar, en 1992, la tasa general de 13 a 15% en dos tandas. Y, hasta el 2010, España mantuvo un gravamen de 16%, uno de los más bajos de la UE.

Con la crisis todo cambió y el IVA aumentó a 18% con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, en septiembre del año anterior, el nuevo ejecutivo Mariano Rajoy, presionado por Bruselas, fijó la tasa en 21 por ciento.

En alianza informativa con CincoDías.com