La deuda pública de México, medida a través del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) —la medida más amplia de la deuda— disminuyó en octubre a 11 billones 955,709 millones de pesos, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En septiembre, la deuda se ubicó en 12 billones 159,294 millones de pesos, cifra que se redujo en 1.7% para octubre.

“Los saldos de la deuda pública a octubre presentan una reducción respecto a septiembre, debido a la apreciación del peso frente al dólar, el manejo responsable y eficiente de los pasivos, y el uso prudente del endeudamiento, dentro de los techos autorizados por el Congreso”, indicó la dependencia a cargo de Arturo Herrera en su informe sobre Finanzas Públicas y Deuda Pública.

De esta manera, el SHRFSP se ubicó en 51.8% del Producto Interno Bruto (PIB) en el décimo mes del año. En junio pasado, el SHRFSP superó los 12 billones de pesos ante la depreciación del peso frente al dólar, lo que incluso llevó a la SHCP a modificar su pronóstico para la deuda al cierre del año a 54.7% del PIB desde la estimación previa de 45.6 por ciento.

A detalle, se observó que la disminución se dio en la deuda externa, la cual se ubicó en 4 billones 588,961 millones de pesos en octubre, 5.5% menos que los 4 billones 857,107 millones de pesos que sumó en el mes patrio.

Respecto a la deuda interna, ésta aumentó en 0.9% en su comparación mensual al pasar de 7 billones 302,187 millones de pesos a 7 billones 366,748 millones en octubre.

Si bien en su comparación mensual la deuda medida a través del saldo histórico disminuyó, en comparación con octubre del año pasado, cuando sumó 10.5 billones de pesos, aumentó 13 por ciento.

Aprovechan baja de tasas

Además de la apreciación del peso frente al dólar, analistas apuntaron que otro factor que ayudó a que la deuda disminuyera fueron, por la parte interna, los recortes que realizó Banco de México (Banxico) a su tasa de referencia, mientras que en la deuda externa se aprovecharon las bajas tasas de interés de otros bancos centrales.

“Los recortes de Banxico afectan, en primer lugar, la tasa líder de mercado. Cuando iniciamos el año, su tasa se encontraba por arriba de 7.00%, actualmente está en 4.25%, lo cual disminuye la deuda doméstica”, comentó Raymundo Tenorio, catedrático del Tec de Monterrey.

En el caso de las tasas internacionales, James Salazar, de CiBanco, apuntó que el gobierno las ha aprovechado para hacer restructuras de sus deudas, con aplazamientos que ayudan a que la deuda que ya se tenía contratada esté a mejores plazos o menores tasas.

El próximo año, Banxico deberá entregar a Hacienda su remanente de operación, del cual 70% tiene que destinarse a la amortización de la deuda. Anteriormente, ante la depreciación del peso frente al dólar, se esperaba que el remanente fuera de hasta 500,000 millones de pesos; sin embargo, ante la apreciación del peso en las últimas semanas se podría esperar uno de alrededor de 300,000 millones, estimó James Salazar.

Incremento de 1.4 bdp

En lo que va de la administración de Andrés Manuel López Obrador, la deuda pública ha incrementado en 1.4 billones de pesos. En noviembre del 2018, con Enrique Peña Nieto aún como presidente, el SHRFSP se ubicó en 10 billones 480,575 millones de pesos, lo cual, como porcentaje del PIB, representó 44.5 por ciento.

Si se compara el último mes del sexenio de Peña Nieto con el SHRFSP a octubre del 2020, la deuda subió 14% en términos nominales.

Si bien uno de los propósitos del gobierno fue no contratar nueva deuda, la depreciación del peso frente al dólar jugó en su contra. De acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) 2021, se espera que para el cierre del sexenio la deuda sea lo equivalente a 52.8% del PIB.

Con ello, el SHRFSP incrementaría en 7.9 puntos porcentuales respecto al cierre del 2018, cuando la deuda se ubicó en 44.9 por ciento.

Los CGPE precisan, que, si bien la deuda tocará su punto más alto este año, con 54.7% del PIB, en los siguientes años se logrará disminuir gracias a la reactivación de la economía, mejores condiciones, el T-MEC y otros aspectos.

“Se prevé una trayectoria descendente durante el resto de la administración para el balance solicitado hasta regresar al equilibrio, de conformidad con el compromiso del gobierno de México de usar prudentemente el crédito público”, señaló la SHCP.

ana.martinez@eleconomista.mx