Los precios al consumidor de Estados Unidos se moderaron en noviembre, pero la tendencia subyacente seguía apuntando a una inflación más firme gracias al aumento de los costos de los arrendamientos, lo que podría apoyar la senda de alza de tasas de interés de la Reserva Federal (Fed) el próximo año.

El Departamento del Trabajo dijo que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 0.2% el mes pasado, ya que los incrementos de valores de la gasolina se desaceleraron y los costos de los alimentos se mantuvieron bajos. El IPC avanzó 0.4% en octubre.

En los 12 meses a noviembre, el IPC se incrementó 1.7%, la mayor ganancia interanual desde octubre del 2014. El índice de inflación sumó 1.6% en el año hasta octubre.

Según una encuesta, varios economistas habían previsto una alza de 0.2% en los precios al consumidor del mes pasado y un ascenso de 1.7% en la comparación anual.

La inflación subyacente, que excluye los volátiles costos de la energía y los alimentos, se aceleró 0.2% el mes pasado tras avanzar 0.1 % en octubre. El precio de los arrendamientos representó buena parte de esta lectura el mes pasado.

En la medición a tasa anual, el IPC subyacente presentó un incremento de 2.1%, sin cambios respecto al mes anterior.

El miércoles, la Fed elevó su tasa de interés de referencia en 25 puntos base, a un rango entre 0.50 y 0.75%, y Janet Yellen, presidenta de la entidad, dijo que la medida de se trataba de un voto de confianza por la economía estadounidense.

El banco central prevé aplicar tres alzas de tasas de interés en el 2017 en anticipación a la agenda fiscal de Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, que impulsaría el crecimiento a través de fuertes gastos en infraestructura y recortes de impuestos.

La Fed tiene un objetivo de inflación de 2% y realiza seguimientos de una medición sobre las alzas de precios.

Subsidios de desempleo ?por debajo de previsiones

Por otra parte, las solicitudes de subsidios por desempleo en el vecino del norte, se redujeron más de lo previsto, según datos del Departamento de Trabajo.

En datos corregidos de variaciones estacionales, el departamento ingresó 254,000 pedidos de subsidios para la semana cerrada el 10 de diciembre, marcando un retroceso de 4,000 solicitudes.

Los analistas estimaban previamente que habría un declive de 2,000 pedidos.

También se dio a conocer que el déficit de cuenta corriente disminuyó en el tercer trimestre debido a que una fuerte alza en los envíos de soya impulsó las exportaciones.

El departamento de Comercio dijo que el déficit de cuenta corriente, que mide el flujo de bienes, servicios e inversiones hacia y desde el país, se redujo a 113,000 millones de dólares desde una cifra revisada a la baja de 118,300 millones de dólares en el segundo trimestre.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que el déficit de cuenta corriente bajaría a 111,600 millones de dólares desde un saldo negativo reportado previamente de 119,900 millones de dólares.