Durante el 2017, sólo dos bancos de desarrollo, de los seis en operación, incrementaron el saldo de las garantías de crédito que otorgan respecto al 2016. Por entidad, Nacional Financiera (Nafin) fue la que arrojó un mayor saldo el año anterior respecto a este tipo de mecanismo, el cual está contemplado en el Plan Nacional de Financiamiento al Desarrollo (Pronafide) de esta administración.

De acuerdo con información más reciente sobre este sector, otorgada por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), durante el 2017 el saldo de las garantías de crédito otorgadas por la banca de desarrollo fue de 177,248 millones de pesos, es decir, un aumento de 4.3% respecto al presentado en el 2016.

En este contexto, el año anterior Nafin arrojó un saldo de 70,840 millones de pesos, es decir, un crecimiento anual de 12.3%, mientras que Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), presentó un saldo de 46,088 millones de pesos, lo que significó un crecimiento de 8.5 respecto al 2016. Estas dos entidades fueron las únicas que presentaron crecimientos en esta modalidad.

Dentro del Pronafide 2013-2018, se establece el tema de las garantías como un potenciador de los recursos del gobierno federal “y utilizarlos como inductores de la participación del sector privado de forma eficiente.

Asimismo, con las garantías se pretende desarrollar esquemas y programas que promuevan una mayor participación de los intermediarios financieros privados, con la finalidad de ampliar la cobertura de atención.

“(Con las garantías se busca) aumentar la participación de la banca comercial y otros intermediarios financieros privados mejorando las condiciones de financiamiento para diluir el riesgo en colocación”, se puede leer en Pronafide 2013-2018.

Pese a esto, durante el 2017, tres de los seis bancos de desarrollo disminuyeron su saldo en este tipo de mecanismo para ampliar el crédito.

El Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros, que estrenó su esquema de garantías durante esta administración, presentó un saldo en sus garantías de apenas 24 millones de pesos, una caída anual de 14.8%; mientras que Banobras arrojó un monto de 30,762 millones de pesos, es decir, una disminución de 10.8 por ciento.

Asimismo, el Banco Nacional de Comercio Exterior, durante el 2017, arrojó un saldo de 29,535 millones de pesos, es decir, una caída de casi 1%, respecto a lo presentado en el 2017. Por su parte, Banjercito no registra saldo alguno en este rubro.

De acuerdo con los datos del órgano regulador, Nafin, dirigido por Jacques Rogozinski, representó casi 40% del saldo total de la banca de desarrollo, mientras que SHF, que dirige Jesús Alberto Cano Vélez, representó 26% de participación.

Los esquemas de garantías en la banca de desarrollo se comenzaron a implementar durante la administración de Vicente Fox (2000-2006) con la finalidad de incentivar a los intermediarios financieros a financiar a sectores prioritarios.

Los bancos de desarrollo son entidades de la Administración Pública Federal que tienen la finalidad de incentivar sectores productivos de la población y cada banco tiene la tarea de atender a rubros específicos.

[email protected]