Durante el 2015, la recaudación que se obtuvo del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) que se cobra en la gasolina y el diesel fue 625.9% mayor a lo que se esperaba, pues en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) se estimaban ingresos de este gravamen por 30,321 millones de pesos, pero para el cierre de ese año se registraron 220,091 millones de pesos.

De acuerdo con información de la Cuenta Pública del 2015, esta recaudación permitió que en general, el IEPS representara ingresos por 354,293 millones de pesos, lo cual contrasta con lo que registró en el 2014, con 111,646 millones de pesos. A su vez, esto generó que el gobierno federal contara con mayores ingresos presupuestarios.

El aumento de los ingresos del sector público en relación con los aprobados en la LIF y en términos reales respecto del 2014 resultó de los ingresos tributarios que se obtienen del sistema renta y el IEPS a las gasolinas y diesel, ambos como resultado de la reforma hacendaria, principalmente , expone la Auditoría Superior de la Federación.

Si bien el Impuesto sobre la Renta (ISR) y el Impuesto al Valor Agregado (IVA) representan la mayoría de los ingresos tributarios, con 89%, el IEPS a gasolina ha crecido de manera significativa, ya que en el 2012 cuando inició la actual administración aportaba 3.1%, pero para el 2015 ya era 8.1% de los ingresos totales.

La Auditoría refiere que lo anterior se debe principalmente a que una vez que entró en vigor la reforma fiscal, el IEPS a combustibles dejó de ser un gasto fiscal, es decir, el gobierno dejó de subsidiar en alguna medida los precios de los combustibles.

Como resultado de la reformahacendaria del 2013, la recaudación en el 2015 fue histórica y ayudó a contrarrestar la caída de los ingresos petroleros y fortalecer las finanzas públicas. Asimismo, la reforma fiscal en materia de IEPS, la cual consistió en que el Estado dejó de subsidiar la gasolina y el diesel, permitió por primera vez desde el 2006 contar con un IEPS positivo para obtener ingresos adicionales por 220,091.1 millones de pesos en el 2015 .

Los ingresos tributarios del país (ISR, IVA e IEPS) aumentaron en 7.4 puntos porcentuales, al pasar de 89.1% en 1997 a 96.5% en el 2015. El sistema renta fue el que registró mayor crecimiento con 8.3 puntos porcentuales, ya que pasó de 43.3 a 51.6%, por lo que es el principal impuesto del sistema de recaudación en México; mientras que el IVA se redujo en 1.4%, al registrar 31.3% en el primer año y 29.9% en el último.

El IEPS petrolero tuvo un saldo positivo en el 2015, con lo que alcanzó su máximo histórico al recaudar 220,091.1 millones de pesos, monto mayor que los ingresos obtenidos por el IEPS no petrolero, que ascendió a 134,202.4 millones de pesos.

Esto permitió, por medio de la política pública, incrementar los ingresos tributarios como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), durante el periodo 1997-2015, que éstos aumentaran 4.8 puntos porcentuales, al pasar de 8.2% a 13.0 por ciento.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) señala que en los últimos cuatro años de crecimiento significativo de los ingresos tributarios del país, se observó que la brecha entre éstos como porcentaje del PIB en México y el promedio de América Latina se redujo en 4.1 puntos, ya que en ese periodo el porcentaje en México aumentó en 4.6 puntos, al pasar de 8.4% en el 2012 a 13.0% en el 2015, mientras que el promedio en América Latina aumentó 0.5 puntos, ya que pasó de 14.8 a 15.3% en ese lapso.

La ASF estima que, de permanecer constantes las variables de la política pública y un crecimiento lineal de la recaudación tributaria presentadas durante el periodo 1997-2015 y utilizando como referencia el incremento en el PIB de 2.05% anual de ese periodo, México alcanzará hasta el 2040 el promedio de los ingresos tributarios de los países de América Latina que tuvieron en el 2015 de 15.3% en relación con el PIB .

Recordó que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, en su documento Revenue Statistics 2015 , informó que México ocupó el último lugar de los 34 países miembros de la organización en términos de los ingresos fiscales como proporción del PIB.