Los precios de los energéticos presentaron, en abril de este año, su mayor incremento en comparación anual desde 1997, de acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Para el cuarto mes del año, el rubro de energéticos presentó una inflación anual de 28.02%, el mayor nivel del que se tiene registro desde marzo de 1997 cuando sufrieron un alza en sus precios de 28.68 por ciento.

Alejandro Saldaña, subdirector de Análisis Económico de Ve por Más (Bx+) indicó que el incremento en los precios de los energéticos se debió a un efecto base de comparación ya que el año pasado, como consecuencia de la pandemia, los precios internacionales del petróleo disminuyeron e incluso llegaron a terreno negativo, lo cual también tuvo su incidencia en la inflación. A partir de febrero de este año, los precios de la mezcla del petróleo empezaron a aumentar, lo cual se vio reflejado en algunos bienes y servicios.

En este sentido, el gas doméstico LP presentó un alza anual de 35.57%, la gasolina magna de 35% y la premium de 34.47 por ciento.

En el caso del gas doméstico natural, la inflación que mostró fue de 11.19%, y la electricidad de 4.45% en comparación con abril del año pasado.

Con los incrementos de los energéticos y de 2.21% en las tarifas autorizadas por el gobierno, la inflación de estos dos rubros promedió 19.30% y explicó en mayor medida el aumento de la inflación no subyacente de 12.34 por ciento.

En los agropecuarios, que también conforman el índice no subyacente, se apreció una inflación de 4.08%, ante un aumento de 8.20% en los pecuarios, mientras que las frutas y verduras presentaron una disminución en sus precios de 0.83 por ciento.

Presiones inflacionarias

El Inegi dio a conocer el viernes el dato del Índice Nacional de Precios al  Consumidor (INPC), el cual mostró un avance mensual de 0.33% mientras que a tasa anual se ubicó en 6.08 por ciento. Esto, de acuerdo con analistas, se debió a un efecto base de comparación —en abril del 2020 se ubicó en 2.15%—, así como presiones inflacionarias que se presentaron en algunos rubros.

“En el mes se continuaron observando presiones inflacionarias en los precios de las mercancías, principalmente las alimenticias, así como en algunas frutas y verduras y sobre todo en productos pecuarios, como es el caso del huevo”, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

El aumento desde 4.67% de marzo era esperado; sin embargo, quedó por arriba de la proyección de 6.01% que arrojó el sondeo de Reuters. Es el mayor nivel que registra la inflación desde finales del 2017, cuando se ubicó en 6.77 por ciento.

En el caso de la inflación subyacente, que se ubicó en 4.13% anual, las mercancías registraron un incremento de 5.59% en sus precios.  Al interior de éstas, los alimentos, bebidas y tabaco aumentaron 5.88% y las mercancías no alimenticias 5.28 por ciento.

Los servicios tuvieron una inflación de 2.53%, explicada por aumentos de 1.73% en vivienda, así como de 1.12% en educativos y 3.55% en otros.

ana.martinez@eleconomista.mx