El crecimiento económico mundial será de 3.6% en 2012 y de 4.0% en 2013, con una contribución del 80% proveniente de economías emergentes, afirmó hoy el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA).

En su reporte Situación Global , dado a conocer este día, el Servicio de Estudios del BBVA indicó que este escenario, sin embargo, está condicionado a la evolución de la crisis en Europa y por tanto los riesgos para estas previsiones están aún fuertemente sesgados a la baja.

Además, el crecimiento en América Latina también se recuperará, en gran medida por el mayor crecimiento en Brasil, de la mano de una política monetaria más acomodaticia.

Esto, a la vez que M éxico mantiene un crecimiento superior al 3.5% este año, ayudado por la demanda de Estados Unidos, la mejora de la competitividad y las favorables condiciones de financiamiento.

Por otro lado, Estados Unidos continuará sosteniendo tasas de crecimiento trimestral de alrededor del 0.6% en 2012 y 2013, significativamente menor que en recuperaciones anteriores.

Sin embargo, esto va a ser mejor que el estancamiento de la actividad en la zona euro en 2012, arrastrada en los países periféricos por una consolidación fiscal agresiva y tensiones financieras persistentemente elevadas, después de que éstas bajaran en forma temporal en el primer trimestre.

El informe del BBVA apuntó, sobre la crisis europea, que en los últimos meses ha habido algunos avances hacia la solución, pero todavía hay muchas cuestiones importantes pendientes.

En primer lugar, se reestructuró la deuda soberana griega en manos del público, pese a lo cual persisten dudas sobre su sostenibilidad a largo plazo, incluyendo la atomización política en las últimas elecciones, la fatiga reformadora y una posible recesión más profunda de lo previsto, señaló.

En segundo lugar, se aprobó una capacidad de nuevos préstamos de 500,000 millones de euros por parte del Mecanismo de Estabilización Europeo (ESM), lo que se añade a los 200,000 millones ya comprometidos por el EFSF (Fondo Europeo de Estabilización Financiera).

Sin embargo, eso no ha sido suficiente para calmar la preocupación de los mercados, dado que las necesidades de financiamiento de España e Italia en los próximos tres años son superiores a esa cifra.

El reporte apuntó que no ha habido avances hacia una unión fiscal, o los eurobonos. En definitiva, seguimos sin tener una hoja de ruta clara hacia dónde se dirige Europa , añadió.

El Servicio Global del BBVA subrayó que los riesgos de la economía global son el recrudecimiento de la crisis europea y un fuerte repunte adicional de los precios actuales de petróleo.

RDS